Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

SALTOS ORNAMENTALES: Agustina Forzani, dibujos en el aire y en el agua

SALTOS ORNAMENTALES:  Agustina Forzani, dibujos en el aire y en el agua

“Sí me gustó. Algunos saltos me salían mal pero después los fui mejorando. Y un poquito de miedo me dio, pero ahora hago saltos más difíciles”, cuenta Agustina Forzani, una simpática e inquieta rubiecita que va tres veces por semana al Club Municipalidad de Córdoba a practicar saltos ornamentales. Dirigida por los profesores José Alejo Montes y Alicia Moselli, con sólo seis años de edad ya parece estar predestinada a ser clavadista.

El buen ojo del profesor Montes la introdujo al mundo de los clavadistas, cuando la vio casualmente en una entidad bancaria de Alta Córdoba. “Me encontró ‘el Pocho’ (Montes) en el banco y le dijo a mi mama que vaya al Club Municipalidad a practicar saltos”, dice Agustina. “En el banco de Alta Córdoba”.

Y no se equivocó. En pocos meses se federó y ahora ya compite a nivel nacional. “Compito sola ahora, no compito más con las chicas”, cuenta. La explicación no es otra que no tener rivales en su edad. ¿Sos muy buena? “Sí”.

Para su entrenador, “no hay en el país una chica de la edad de ella que haga lo que hace, es la máxima esperanza que tenemos. Igual llevamos más de 10 años con campeones nacionales infanto-juveniles”. Y agrega: “Esta niña ya es federada, y va a empezar a competir con chicos más grandes que ella para ir exigiéndola un poco más. Lo importante es que se sienta bien. Es despierta, divina, y mientras se siga así tendremos un futuro próspero”.

Su evolución tiene sus razones: “Ha hecho un trabajo muy completo, pero los padres son nuestros puntales también ya que están entusiasmados. No la dejan faltar, la apoyan desde todo punto de vista”.

“Ella tiene todas las posibilidades. Estas chicas necesitan un mínimo de ocho años para figurar a nivel internacional. Ya lleva dos, o sea seis años más y esta nena va a ser la mejor de Argentina, porque no hay ninguna que pueda igualarla en su categoría”, vaticina.

Claro que, de seguir así, su crecimiento chocará con la falta de infraestructura: “el problema nuestro son los trampolines. Desgraciadamente siempre caemos en eso. Este año es el más flojo porque tenemos dos trampolines rotos, y chicos más grandes se nos han ido porque no pueden usar los trampolines porque corren el riesgo de romperse y golpearse. Por eso el desafío es que podamos de acá a diciembre meter más cantidad de niños a nivel escuela”.

Agustina, que además practica patín, cursa el primer grado en el colegio Corazón de María, y le apasiona ir a entrenar “en seco” en la cama elástica del Club Municipalidad. “Vengo los lunes, los miércoles y los viernes. Si pudiera vendría más”, dice convencida. Claro que ella no es la de las que se quedan callada: “Me gustaría seguir. Vi saltos en la televisión, en Perú (en los Juegos Panamericanos de Lima). Saltos de 5, de 10, todo”.

-¿Y cuál es el más difícil?
-El más difícil es el mortal de tres metros pero ya lo aprendí.
Volver a Noticias de Natación