NATACIÓN: “Si yo tendría un natatorio preferiria que el docente sea profe de Educación Física e Instructor de Natación (Ricardo Nallino, capacitador en CER)

Alcanza con charlar unos minutos con Ricardo Nallino para sumergirnos en el mundo de la natación de la mano de alguien que sabe. Ni siquiera hace falta conocer que fue técnico de la Selección Argentina en el Mundial de Roma 2009, técnico FINA y Master en Actividades Acuáticas (Universidad de Valencia, España).

Expone sus conceptos y conocimientos con franqueza y sencillez, las mismas virtudes que exhibe en el dictado del Instructorado de Natación y Actividades Acuáticas, a través de la plataforma www.iadonline.com.ar, la plataforma virtual que llega a toda Latinoamérica y que también dicta por Capacitación Entre Ríos (CER).

“Después de la pandemia hicimos un proyecto de cursos virtuales en los tres niveles que tenemos de actividades acuáticas. El Nivel 1, que es aprender a enseñar a nadar, además se abordan temas especiales como waterpolo, nado sincronizado, terapéutica, adulto mayor, bebés, gimnasia acuática, todo lo que hace a la formación del docente. Después tenemos el Nivel 2, que es el de Técnico en natación, en el que se enfocan todas las técnicas de perfeccionamiento, partidas, vueltas, la eficiencia en sí, fundamentalmente para el alumno que ya sabe nadar. Por último el Nivel 3, que es para capacitarse como entrenador, como entrenar a una persona o equipo para competir, sea en pileta como en aguas abiertas", detalla el capacitador.


-¿Cómo es la actualidad de los profesores de natación en Argentina?
-Hoy en día la mayoría de los natatorios de clubes, muchos tercerizados, no apuntan al entrenamiento. Se necesita mucho espacio y muchas horas en relación a la cantidad de alumnos por andarivel, y el docente debe ser muy bien remunerado por esa tarea. Conviene tener un docente con 15 alumnos por hora y ahí rinde económicamente. El docente argentino está capacitado, pero el que contrata, la mayoría de las veces, quiere pagar poco, entonces elige mal. Sin embargo, el docente argentino está muy capacitado, hay muchos cursos. Nuestro curso tiene muy buen nivel, es de nivel internacional y de alta calidad educativa.

-Para ser profesor de natación, ¿no hay una exigencia de matrícula o algo que certifique una formación académica?
-No, se puede trabajar siendo ex nadador o hasta padre. Hoy las Instituciones no te exigen que seas instructor o técnico. Si yo tengo una pileta prefiero que el docente sea ‘profe’ de educación física e instructor de natación, pero si no tienen presupuesto eligen uno u otro. Y no hay reglamentación. En un gimnasio debe haber un profe de educación física, pero en natación, si bien hay una asociación de entrenadores y están matriculados, para enseñar en los clubes con ser idóneo es suficiente.

-A pesar de las informalidades del sistema, siguen saliendo atletas extraordinarios en el deporte argentino. Sin embargo, no hemos vuelto a tener Meolans.
-No, pero la cuestión es económica. Nuestros nadadores deben viajar dos horas para entrenar, nadar en una pileta con temperatura no ideal, se pueden lesionar y no tienen el kinesiólogo, no tener beca, y aparte mientras entrena no puede trabajar ni estudiar una carrera universitaria, porque es doble turno mínimo. En otras ciudades del mundo, el estudiante bueno es becado. Acá, si no hay una posibilidad económica de que el nadador este cómodo, que pueda comprarse indumentaria, tener obra social, que tenga su médico, es complicado.

-¿Eso no lo hace más fuerte?
-Sí, pero limita la cantidad. En Brasil hay tres millones de nadadores y acá probablemente haya 30 mil. Allá me decían figurativamente “podemos perder 2,9 millones y nos quedan 100 mil todavía”. De la cantidad sacan calidad. 
Acá en Argentina hay uno que pinta bien, pero se rompió, se puso de novio, o se cansó, y no nada más. Cada ciclo olímpico nos cuesta cuatro años, y tenés 15 años de entrenamiento para ver si se puede hacer algo, y la prueba dura un minuto.

-Una polémica, ¿entrenadores duros o entrenadores permisivos?
-En Córdoba no hay entrenadores no duros. En Córdoba siempre se entrena duro, y me parece bien. El campeón del mundo (Meolans, Moscú 2002) es de Córdoba, y la “medallista” (Bardach, Juegos Olímpicos de Atenas 2002) es de Córdoba. Para mí entrenaron duro. Y a la chilena (Kristel Kobrich) la entrena un cordobés (Daniel Garimaldi), y debe entrenar duro. Allá tenés tres monstruos de la natación, Daniel (Garimaldi) ‘el Bochi’ Sosa, y Federico (Rossi), grandes referentes de natación. Para mí es la cuna de campeones.

-Sin embargo hace tiempo que no se ven caras nuevas fuertes.
-No salen de ningún lado, no sólo de ahí. Tengo 60 años, estuve entrenando atletas durante 35 años. El nadador va a nadar porque le gusta, le gusta estar solo, disfruta de eso, pero cada vez son menos. En otros deportes charlás con los amigos, acá no tenés relación con el mundo exterior. Te pasas las horas en la pileta, solo ves la raya negra. Por eso digo que el nadador es una persona especial, le tiene que gustar. El nadador debe ser muy fuerte mentalmente para levantarse a las 4 de la mañana a entrenar, y quedarse en este deporte.

-¿Qué nadador Argentino te "voló" la cabeza?
-José (Meolans), era diferente. Aparte de tener el trabajo de base muy importante, su altura era ideal, buen largo de brazos, buenas palancas, la potencia y la excelente técnica, estuvo en el momento justo en el lugar justo, porque sale campeón del mundo en una pileta corta al lado de dos monstruos. Lo de Bardach también fue muy pero muy bueno, talentosa, muy fuerte mentalmente a pesar de que sus rivales eran de mayor estatura, lo que la ponía en desventaja. Los dos nadadores se formaron con Daniel, luego alcanzaron sus logros de la mano del Tato y del Bochi respectivamente.

-Te regreso a las capacitaciones, ¿qué feedback esperás de tus alumnos?
-Más que nada el agradecimiento de lo que han aprendido, y después verlos en los clubes trabajando. Tenemos muchos alumnos trabajando en los principales clubes del país y del exterior, y la satisfacción más grande es cuando te dicen “gracias profe”. Es muy gratificante. Tenemos docentes en todo el país, y en clubes importantes, entrenando, formando atletas. Y mantenemos una relación permanente.

SOBRE EL CURSO DE INSTRUCTOR EN NATACIÓN
Duración: curso intensivo (3 meses) y uno anual (8 meses).
Metodología: se suben videos a la plataforma, un pdf, y cada cuatro clases hay una evaluación. A medida que van aprobando, a fin de año hacen cuatro observaciones y cuatro prácticas docentes en una pileta de su localidad. Tras un informe y se gradúan con una titulación de la Universidad Abierta Interamericana (UAI).
Cantidad de clases: Promedio de 30 o 40 clases por nivel con material de estudio.
Inicio: abril 2024.
Docentes: Nacionales y extranjeros.
Contacto: (+54 9 3445) 510117. Email: Uai.extensionrosario@uai.edu.ar
Ingresar a: CLIQUEÁ ACÁ



Volver a articulos de Capacitación