Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

TENIS DE CÓRDOBA: “El tenis y los amigos son de toda la vida” (Alejandro Torresi, tenista y dirigente del Córdoba Lawn)

TENIS DE CÓRDOBA: “El tenis y los amigos son de toda la vida” (Alejandro Torresi, tenista y dirigente del Córdoba Lawn)

En la rica historia del tenis de Córdoba hubieron muchos jugadores que marcaron época. Algunos lo hicieron jugando con raquetas de madera y otros, en los tiempos modernos de puntos ATP. Uno de ellos fue Alejandro Torresi, a fines de los ’70, que dejó su sello en los registros de la transición entre una época y la otra.

Nacido tenísticamente en las canchas de Juniors y luego formado en el Córdoba Lawn Tenis, fue número uno de Córdoba durante cinco años, en momentos en que la Primera local reunía a sus mejores exponentes y pocos emigraban a Europa. Admirador de John McEnroe, “por las cosas que hacía, y por ser el único jugador número uno del mundo en singles y dobles”, hoy es dirigente del Club del Parque Sarmiento y en la Federación Cordobesa.

“Mi papá (el ex presidente de la Federación Cordobesa, Humberto Torresi) era de Juniors, y a partir de los dos años ya estaba con la raqueta colgando. Después empecé en la escuela de Jony Ferragut, una escuelita histórica. Empecé a competir a los 9 en Infantiles y me fue bastante bien, fui número 1 de Córdoba de esa categoría, donde había muchos buenos jugadores, como Sergio Gariotti, Marcelo Baravalle, Barlaro, Lescano, una camada muy linda. Y a los 15 años me vine para el Lawn porque la mayoría estaban en este club”, rememora.

-Entonces, estás más identificado con el Lawn que con Juniors.
-Sí, me vine a los 15 y hoy tengo 63, así que imagínate. Salvo el periodo en el que jugué al padel (fue número uno de Córdoba e integró una dupla inolvidable con Fernando Baravalle), que fue entre el ‘99 y el 2006. Después fui del Lawn, hace como 40 años.

-En ese período fuiste cinco años número 1 de la Primera de Córdoba.
-Sí, cinco años, del ‘79 al ‘84, y en ese tiempo también número 1 en dobles durante siete años con Marcelo Baravalle. Había muy buenos jugadores. A los 15 esa camada de chicos pasamos a Selección y a los 16 estábamos en Primera. En el ’78, que hice el servicio militar, fui número 2 detrás de Raúl Rodrigo, y a partir del ‘79 me tocó a mí.

-¿Qué recordás de esa época?
-Los torneos de Primera eran al mejor de cinco sets, y en Selección también. Con un grupo de jugadores impresionante era una Primera brava. Estaban “Pitoto” Giner, Dalmagro, Rodrigo, Ramet, que eran un poco más grandes que yo, y Juan Carlos Vocos, que fue número 1 en la década del ‘70. Después vino Rodrigo, después yo, y a mí me sucedieron los Pacheco.

-¿Y el salto cuando llegó?
-Viajé a Europa en el ‘81, jugué clasificación de Roland Garros, en Roma y Florencia. En los satélites que se hacían en Argentina saqué puntos ATP y eso me permitió jugar la clasificación. 

En su carrera profesional enfrentó al peruano Fernando Maynetto, jugador de Copa Davis; al español Sergio Casal, 31° de la ATP en 1985; y al francés Paul Torre, 145°, en la fase previa de Roland Garros. 

-Era otro tenis.
-En esa época se jugaba un tenis más técnico, ahora es mucho más físico y de potencia, y con otra velocidad. Jugábamos con raquetas de madera. Ahora cambió todo en general. Cuesta más armar la Primera y hay menos torneos. En la época nuestra había mil inscriptos en un torneo Abierto, duraban un mes y se jugaban todas las categorías. No existían los clubes privados, y había una Primera en serio.

-El que ganaba en Córdoba, ¿jugaba en Europa sin desentonar?
-Algunos hacían un escalón previo en Francia, porque para jugar en ATP había que tener puntos. Iban a un segundo nivel en Francia y era como un trampolín para ir al tenis súperprofesional. Viajé mucho con los hermanos Giussani, con “Chupete” (Edgardo) y Liliana, que eran jugadores de Primera Serie.

-Después llegó tu etapa en veteranos.
-Teniendo buena técnica podés jugar por muchos años y no dependés tanto del físico. Aunque hoy algunos veteranos te superan físicamente si uno no está entrenado. El circuito que juegan los veteranos en Buenos Aires no se puede comparar con Córdoba, juegan cuatro o cinco torneos al mes y nosotros uno o dos al año, se da una ventaja muy grande. He perdido en torneos de veteranos acá con jugadores que en mi época no me habían ganado nunca. En veteranos se equipara para abajo porque ahora influye mucho el físico y el entrenamiento, y no tanto la técnica.

-Sos de la comisión del Lawn y estás en la Federación, ¿qué te motivó a ser dirigente?
-Trato de hacer algo por el club, de incentivar a los chicos y el tenis de mujeres que hay pocas. No es fácil, incluso afecta la crisis económica, la tecnología. Antes de la pandemia también pasó. Y en la federación estamos ayudando. Creo que Córdoba está en un nivel con muchos chicos que juegan a nivel nacional. Se trata de ayudarlos y de mantener el tenis y la competencia.

-Pero no es el mismo contexto.
-Hay pocos federados de los clubes principales, hay muchos clubes privados y del interior. Los que más se destacan son los del interior porque se sigue haciendo lo que teníamos de chicos, ese clima social. Salías del colegio y te ibas a jugar al club. Hoy ha cambiado mucho. Pero en las ciudades del interior siguen manteniéndose las canchas, y cuando hacen torneos se juntan mucha gente. 

-El tenis marca el ritmo de tu vida.
-Juego desde los 2 años, fue mi medio de vida, he vivido del tenis como jugador, como profesor y sigo jugando en veteranos. Nunca lo dejé salvo por el padel. El tenis es de toda la vida y los amigos son de toda la vida. Aunque no juegue vengo al club para charlar con los amigos. Y tengo más tiempo y puedo estar en la dirigencia. El Lawn es mi casa, un club exclusivo de tenis. La mayoría de mis amigos se formaron acá. Estoy desde los 15 años, hace casi 50 años.

-¿Tu carrera fue la que debía ser?
-Fue difícil porque al volver Europa en el ‘81 me casé a fin de año, y me cambio la vida. No me animé a viajar estando casado, que tendría que haberlo hecho. Tenía 22 años. Me faltó algo más a nivel ATP y de Francia, sentí que me faltó un poco de tiempo más a nivel profesional.

-¿Cuáles son tus mejores recuerdos?
-Todos esos años de numero 1 de Primera de Córdoba, los viajes (viajé bastante), y lo lindo de los torneos Provinciales cuando era chico. Los momentos vividos, que no son los de ahora. Viajábamos en grupo y éramos muy unidos. Eso se ha perdido y se extraña muchísimo. Los chicos de hoy no viven lo que vivimos nosotros.

Volver a Noticias de Tenis