Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

DÍA INTERNACIONAL DE LA DISCAPACIDAD: El trabajo inclusivo de CID, en todos y cada uno de los días del año

DÍA INTERNACIONAL DE LA DISCAPACIDAD: El trabajo inclusivo de CID, en todos y cada uno de los días del año

El Día Internacional de la Discapacidad no es una celebración más. Su meta es ayudar a “promover sus derechos y el bienestar de las personas con discapacidad, en todos los ámbitos de la sociedad, y sobre todo hacer cumplir sus derechos”. Ese es el concepto con el que Silvia Vélez Funes, reconocida promotora de estos derechos, encara su labor diaria con el grupo de chicos en el Centro Integral de Desarrollo para Personas con Discapacidad (CID).

“Considero que es muy importante porque hacemos prevalecer nuestros derechos, que sean conocidos, que sean visibles, que sean inclusivos. Hasta en la forma de hablar, porque ante todo somos personas con derechos y obligaciones”, explica.

Ella trabaja diariamente con una veintena de chicos, aunque no se limita a clases horarias, sino que además los acompaña en experiencias cotidianas como ir a merendar (y que cada uno abone su merienda) o en viajes a torneos de natación. El objetivo es claro.

“El trabajo integral es fundamental. Es fácil ir, dar una clase y volverse, pero si quiero incluir con mi equipo de trabajo tengo que hacer otro tipo de tareas. Por eso considero importante esto de la clase, el espacio recreativo, el espacio sociocultural, los viajes, porque en todos estos eventos vamos creciendo como personas”, asegura.

Por supuesto que este proceso fue para ella una evolución, que comenzó con clases de natación y hoy incluye hasta la inserción laboral. “Este trabajo fue creciendo de a poco. Empecé como todos lo hacen, con un trabajo individual, uno a uno, hasta que me di cuenta que los chicos necesitaban otras cosas. En ese momento se hablaba de integración social, y sin embargo los chicos estaban solos, no estaban integrados. Cuando me di cuenta de que yo también hacía lo mismo, intenté hacer otra cosa, y apunté a que los chicos tengan un grupo de pertenencia, que tengan un espacio donde puedan charlar, competir sanamente, que puedan ser ellos, y que logren la mayor autonomía e independencia posible”, destacó.

Silvia logró conformar un grupo que, pese al paso de los años, no se desarmó: “A medida que fueron creciendo las necesidades fueron cambiando. Porque un chico de 18 años ya no se conforma con el grupo, sino que se va de vacaciones solo con sus amigos. Entonces empezamos a ver que los chicos se fueran de vacaciones pero con sus profes, y en esos viajes nos unimos, tenemos otra perspectiva. Aprendemos todos los días de los chicos. Ellos sienten cuando se los discrimina, y sufren por cada cosa que decimos o hacemos, aunque lo hagamos sin darnos cuenta”.

Ella sabe que aún falta mucho para lograr la inclusión. “La parte en la que estamos más rezagados, es que hablamos mucho de inclusión, pero si hablamos de Juegos Olímpicos estos son televisados y los Paralímpicos no; si hablamos de inclusión tenemos que tener igualdad de oportunidades en lo laboral. Si bien vamos mejorando y hay más equidad, aún nos falta mucho”, señala.

No obstante, “la gente ha cambiado la actitud frente a una persona con discapacidad. Antes se los escondía, y hoy es común que los lleven al cine, que compartan. Hay otros que no, que los miran como raros, pero hay un poco más de empatía. Un poco nomás”.

Su anhelo es que haya “un país inclusivo, igualitario, con igualdad de oportunidad para todos, y me refiero a la parte laboral también, en donde los chicos puedan insertarse laboralmente igual que otros chicos, que no dependamos de planes. Que las empresas y el Estado se abran para que puedan ser incluidos laboralmente”.

Volver a Noticias de Deporte Adaptado