Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

COVID 19: El retorno con obstáculos de los chicos de CID Córdoba y el deporte adaptado

COVID 19: El retorno con obstáculos de los chicos de CID Córdoba y el deporte adaptado

La pandemia ha sido una complicación en muchos aspectos. Aún con protocolos, la cuarentena genera obstáculos que hay que superar para adaptarnos a la nueva normalidad. En eso está Silvia Vélez Funes y los chicos del Centro Integral de Desarrollo para personas con discapacidad (CID Córdoba): tratando de acomodarse para volver lo mejor posible.

“Esta complicado el retorno porque cerraron la pileta de Matienzo y cambiamos de pileta a Swing. Recién habilitaron ayer 45 minutos para cada clase, y estamos tratando de hacer lo que podemos en ese tiempo. Empezaron cinco chicos”, adelanta Silvia Vélez Funes, desde hace unos años una referente del deporte adaptado y la discapacidad en Córdoba.

Los chicos están inactivos desde marzo, cuando fue el aislamiento voluntario, hasta el lunes pasado. Desde entonces “hicimos ejercicios a través de zoom y complementando a la tarde con un espacio de recreación, a través de juegos, música y cuentos”.

Volver a la normalidad no es tarea simple: “Estamos retomando. Se nos suma el cambio de pileta a la inactividad y a los problemas que ha traído esto. A estos chicos les cuesta entender porque no vienen a la pileta, porque no puede hacer ejercicios o estar con sus amigos. No entienden lo del coronavirus y traen conductas asociadas al aislamiento. Es complejo. Chicos que eran tranquilos tienen problemas conductuales por este momento”, asegura.

No obstante, eso no impide que el Centro continue con las actividades, cumpliendo el debido protocolo: “Vamos a continuar, además de natación, con ciclismo todos los sábados, con el vivero en grupos reducidos, cuidando todos los protocolos. Inclusive para entrar a la pileta tienen que venir con la malla puesta, se les toma la temperatura, llenan una ficha, se les pide el apto físico; y van con la gorra y los anteojos puestos para no perder el tiempo”.

Retomar las actividades cotidianas es una alegría que no quieren perder: “Los chicos están felices de volver, están muy contentos, pero hay dificultades con los transportes. Y al ser 45 minutos en pileta, las clases son recreativas, no se puede entrenar para la competencia. En el proceso reordenamos los profes, y estamos viendo qué chicos van a venir y qué chicos no van a volver”. 

Volver a Noticias de Deporte Adaptado