Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

POLIDEPORTIVO: ¿Cuáles son los deportes más difíciles de practicar en el alto rendimiento?

POLIDEPORTIVO: ¿Cuáles son los deportes más difíciles de practicar en el alto rendimiento?

Por Fabián Sacarelli (*). A la hora de hablar del deporte más difícil de practicar, las opiniones seguramente serán múltiples y todas con argumentos válidos. En realidad es difícil determinar cuál es el más complicado, sencillamente porque hay muchas formas de analizar la dificultad de un deporte.

Las exigencias físicas, las destrezas, las habilidades particulares, la precisión o incluso aspectos extradeportivos como las exigencias económicas o las acertadas decisiones de entrenadores, giras o torneos cuando el deporte no da mucho margen de tiempo para practicar.

Un supuesto estudio realizado por la NASA (al que no pudimos acceder) establece que el deporte más difícil de practicar a nivel profesional es el Tenis de Mesa. "Este deporte desarrolla capacidades como la velocidad, la resistencia, flexibilidad-elasticidad, coordinación, lateralidad, equilibrio, motricidad gruesa y fina, la capacidad y el tiempo de reacción, la coordinación ojo-mano, la concentración y la memoria, por los efectos y lo reducido del espacio. Es por todo ello que un estudio de la NASA determinó que es el deporte más difícil (a nivel de élite) y es la tercera actividad deportiva más complicada, pues conjuga la preparación física con la inteligencia", explican múltiples sitios especializados en deportes.

Sin embargo, otro estudio publicado por el sitio Euro1080.TV pone al boxeo como el que exige mayor cantidad de variables para destacarse.

Un grupo amplio de personas expertas en el área deportiva fijaron los criterios a considerar sobre la base de las variables que se tomaron en cuenta para la jerarquización de los deportes según su dificultad. Fueron 60 los deportes tomados en una lista, para los cuales, se tomaron a consideración las siguientes variables.

Velocidad: Capacidad para realizar acrobacias en corto tiempo.
Agilidad: Capacidad con la cual el jugador puede cambiar de dirección en cortos períodos.
Coordinación mano-ojo: Concordancia con la cual el jugador sincroniza lo observado y lo hecho
Aguante: Capacidad para seguir presentando una acción durante largo tiempo
Poder de análisis: Capacidad para razonar sobre escenarios tensos
Coraje: Capacidad para lidiar con el miedo
Energía: Capacidad para generar energía en corto tiempo
Fuerza: Capacidad para generar fuerza en el cuerpo
Prolongación: Capacidad para soportar lesiones durante largo tiempo
Elasticidad: Capacidad o niveles de elasticidad de las articulaciones.

Para todas estas variables, se presentaron tablas de proporción pertenecientes a cada deporte, para lo cual se obtenía un puntaje denominado esfuerzo físico, una escala que iría del 0 al 100, con la cual se ubicaría a cada deporte en la escala de dificultad planteada por el cuerpo de expertos.

Para los resultados, se determinó que el deporte más difícil de todos es el boxeo, con un nivel de esfuerzo físico calculado de 73,421, superando a deportes como el fútbol americano, el béisbol y el fútbol.

Sin embargo, esta evaluación parece centrarse solamente en aspectos físicos, descuidando otros la estrategia y táctica de juego, concentración durante más tiempo, contexto de competencia, edad de práctica y vida útil del deportista, frustraciones, etc. 

Por citar un caso, resulta muy difícil superar el nivel de estrés de una gimnasta rítmica, que con 10 u 11 años debe salir a la alfombra sabiendo que el mínimo detalle implicará que se le caiga el elemento y por lo tanto su rutina se arruine.

La natación, por ejemplo, el deporte más practicado del mundo, tiene muchísimos competidores, en una alta exigencia física y técnica; mientras que el tenis exige, no sólo ser bueno tanto técnica, física como mentalmente, sino una acertada inversión de recursos y una impecable elección de entrenador, giras y torneos.

Para Anabel Valentini, ex triatleta y quien se capacitó en Alto Rendimiento en la Universidad Abierta Interamericana, opinó que "el deporte más difícil y de mucha exigencia física y psiquica para mi es el ciclismo. Requiere de una sobreexigencia y una tenacidad extrema, y más aún si lo llevamos a un nivel profesional donde la mayoría toma de alguna ayuda ergogénica para soportar tremenda sobrecarga, como puede ser el famosísimo Tour de France. Fui triatleta y experimenté esa disciplina, por eso opino esto".

Acá van otros datos a considerar: en el Tour de Francia los ciclistas recorren miles de kilómetros en pocas semanas, con un promedio de velocidad de 30 km/h y ascensos de más de 15 grados. Pero en béisbol, un bateador le pega a una bola que viene a 150 km/h y tiene solo 0,4 segundos para visualizarla; un tenista recibe un saque de 130 km/h, a una pelota que viene a 53 km por segundo y tiene solo medio segundo para devolverla; o un salto cuádruple de un patinador que gira cuatro veces en 0,5 segundos.

Finalmente, en un último parámetro, es razonable pensar que un deporte individual es más exigente que uno en equipo, donde las acciones y resultados "se comparten"; y uno amateur, más difícil que uno profesional, en el que la estructura económica respalda el desarrollo de un jugador, especialmente en países de tercer mundo.

En definitiva, practicar un deporte en el alto rendimiento y triunfar a nivel mundial, exige acertar con variables que incluso están fuera de la decisión de los deportistas y de sus equipos técnicos. Por eso es tan valorable aquellos deportistas que, habiendo surgido de muy abajo, acariciaron la gloria. Debieron ser muy, pero muy buenos, para poder lograrlo.

(*) Periodista deportivo. Director de Talento Sports.
Volver a Noticias de Polideportivo