Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

GOLF: “Hay un mérito muy grande de las canchas para mantenerlas en buenas condiciones” (Guillermo Busso, Director de Canchas de la AAG)

GOLF: “Hay un mérito muy grande de las canchas para mantenerlas en buenas condiciones”  (Guillermo Busso, Director de Canchas de la AAG)

Por Fabián Sacarelli (*). Si hay un aspecto que sostiene la tradición en el golf en Argentina, es el excelente estado de sus canchas. Sea a nivel de competencia, aficionados o incluso de turistas del exterior, las canchas son un atractivo que apuntala el desarrollo de los nuevos jugadores.

Detrás de esa enorme vidriera mundial, está Guillermo Busso, ingeniero agrónomo recibido en la UBA, que desde 1992 (empezó en la AAG desde 1990) es el Director de Canchas de la institución madre del golf argentino. Fue parte de un proceso que arrancó con canchas manejadas de manera artesanal por los socios, a la profesionalización de hoy en día, con canchas en manos de agrónomos o superintendentes muy preparados, y con una evolución importante en el estado de mantenimiento.

El próximo martes, estará participando del ciclo de charlas que organiza la Federación de Golf de la Provincia de Córdoba (FGPC) con un tema clave en estos tiempos: la optimización de recursos de los clubes.

“Voy a hablar de cómo optimizar los recursos de nuestro club, empezando por los recursos humanos, que es lo más importante de un club y donde se va el mayor presupuesto. Así que vamos a hacer especial hincapié en este tema”, adelanta. Y agrega: “La capacitación es parte de nuestra función; es la manera de optimizar recursos con gente entrenada y bien preparada, y más con la economía de hoy”.

Guillermo Busso es consciente de la importancia de su labor (y la de todos los superintendentes de canchas) para el desarrollo del golf. “El estado de las canchas es fundamental para brindar buenas condiciones de juego a los jugadores, y sobre todo los greens. Hay que ofrecer buenos greens para que nuestros jugadores de alto rendimiento, de elite, tengan la posibilidad de jugar en las mismas condiciones que van a encontrar cuando vayan a jugar a Estados Unidos o Europa. Nuestro trabajo es importante para ofrecer buenas condiciones de juego”, asegura.

De alguna manera, parte del éxito de su trabajo se apoya en la predisposición de cada cancha a tener buenas instalaciones. “Las canchas en Argentina todas quieren tener su campo lo mejor posible. No es un aspecto descuidado para nada, por más discretas, chicas o con poca disponibilidad de empleados que tengan, hacen un esfuerzo grande para tenerla en buenas condiciones. De hecho, cuando vienen técnicos del exterior siempre quedan impresionados por el buen estado de nuestros campos, a veces con recursos limitados y poco personal. En el país se trabaja con muy poca gente en comparación con campos en Estados Unidos o incluso de Sudamérica. Hay un mérito muy grande de las canchas para mantenerlas en muy buenas condiciones con presupuestos muy reducidos”, explica.

En relación a eso, agrega que “en Sudamérica hay buenos campos de golf, en Chile, en Brasil hay buenas canchas. Lo que se destaca Argentina es por la cantidad de campos de golf. En Sudamérica hay 600 campos, de los cuales 320 están en Argentina. La mitad de los campos de Sudamérica están en el país. Eso se debe a la influencia británica de fines del 1800 por los ferrocarriles. Por eso el golf es popular en Argentina, y a mucha gente le gusta practicarlo”.

Busso es el encargado de preparar la cancha en el Abierto de la República, el torneo más emblemático del país. “Es un campeonato que forma parte del PGA Latinoamérica, y cumple los estándares internacionales de preparación de canchas, que nos pide el PGA Tour. Es un torneo muy especial, en el que hace mucho más trabajo de lo que se hace habitualmente en un torneo local. Disponemos de máquinas adicionales y superintendentes que colaboran ad honorem”, cuenta.

Claro que cada vez que agarra la bolsa de palos y le toca jugar, su visión cambia: “Juego al golf, y sin dudas cuando lo hago me olvido de mi trabajo y soy otro golfista. También me quejo cuando los greens están lentos, o no me va bien, o los fairways no están en buenas condiciones. Me olvido de mi trabajo y pienso como un golfista”.

Volver a Noticias de Golf