Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

JUDO: “No hay que dar excusas y seguir entrenando siempre” (Moacir Méndes, entrenador brasileño de judo y jiu-jitsu)

JUDO: “No hay que dar excusas y seguir entrenando siempre” (Moacir Méndes, entrenador brasileño de judo y jiu-jitsu)

El brasileño Moacir Méndes tiene 39 años y un historial impresionante. Anticipó sus condiciones cuando fue bronce en el Mundial Junior de Judo en Túnez 2000, el año en el que comenzó a entrenar Jiu-Jitsu. Luego fue Tricampeón del Trofeo Brasil (2004, 2008, 2009), Tetra campeón brasileño Senior (2001, 2002, 2004, 2006). En 2010 alcanzó un logro que no tenía calculado: ser Campeón Mundial de Jiu-Jitsu 2010 de la CBJJE.

Para entonces ya era una referencia del Ne-waza en el mundo, tanto que en 2012 fue elegido por la FIJ el mejor del planeta en ese aspecto de la competencia. Hoy es entrenador en el Club Sogipa de Porto Alegre y del equipo brasileño.

“La satisfacción mayor que tuve fue participar de la Olimpiada de Río 2016 como entrenador de ne-waza de la selección masculina y femenina de Brasil. Y la otra es poder trabajar con medallistas olímpicos todos los días arriba del tatami, los atletas brasileños que están en la selección. Es la satisfacción mayor poder estar con ellos entrenando”, dice satisfecho.

Abierto y predispuesto, cree que este, el del Covid-19, “es un momento en el que las personas deben ayudar unas a otras”. Por eso este sábado estará brindando una clínica-entrenamiento imperdible, vía online, para todos los seguidores del Grupo de Cooperación Internacional de Actividades de Judo Online, que integran Academias de cinco países, entre ellas el Judo Cruces Team de Córdoba, Argentina.

-¿En qué va a consistir la clínica-entrenamiento que vas a dar el sábado? 
-Consistirá en movilidad en el suelo, en ne-waza. Será trabajo con ejercicios de movilidad para la parte de ne-waza, de judo, ejercicios muy dinámicos que estamos trabajando online con los atletas de Sogipa y están resultando muy bien. 

-Siendo tan reconocido por tu lucha en el suelo, ¿cuál es tu virtud para tener logros en ese aspecto específico del judo? 
-Hay una única virtud: hay que entrenar mucho, mucho, mucho. Es como tachi-waza, para tener una técnica buena hay que hacerlo muchas veces para hacerlo bien. Creo que ne-waza, en Brasil, no se entrena mucho. Tenemos el Jiu-Jitsu como una base para que los judocas entrenen, pero eso no pasa. Los judocas siguen el judo sin entrenar ne-waza y esa parte de la técnica queda muy mal. Tuve mis logros porque entrené mucho más que los demás, entrené judo y jiu-jitsu todos los días. Intenté hacer en judo lo que aprendí en jiu-jitsu, no hay otra forma para alcanzar logros. De la misma manera en que se entrena tachi-waza hay que entrenar ne-waza. En Sogipa estamos haciendo esto desde hace mucho tiempo y da buenos resultados. Mucha gente cambió, antes perdía las luchas en el piso y ahora es totalmente al revés.

-¿Qué diferencias hay entre el jiu-jitsu y el judo?
-La diferencias son las reglas, solamente, y el objetivo cambia en algunos aspectos. Pero la parte que se entrena y cómo se piensa, son muy parecidos. Hay cómo sacar muchas cosas buenas para usar en el otro. Siempre digo que el judo y el jiu-jitsu se completan, si se usa la inteligencia no hay manera de no sacar algo bueno del otro. Como estamos hablando de judo, creo que el jiu-jitsu tiene más cosas para darle al judo que al revés.

-Sos campeón mundial de Jiu-Jitsu, ¿qué le aporta el judo al jiu-jitsu, y qué el jiu-jitsu al judo?
-Del judo al jiu-jitsu, la manera en que los judocas tienen las ganas de entrenar. Es diferente al jiu-jitsu, se entrena pero no es tan profesional como el judo. El judo puede enseñar eso. Y el jiu-jitsu aporta mucho, muchas cosas buenas, la parte de ne-waza es genial. Si se entrena jiu-jitsu con ganas, no una semana o dos, es muy bueno. La mayoría de los judocas lo entrenan cuando se pierden las peleas en el piso. Y lo hacen por dos o tres semanas para mejorar, lo hace la mayoría. No, debe ser a largo plazo, hay que entrenar siempre y mucho.

-Los campeones mundiales son “atletas elegidos”, ¿qué tenés y qué hiciste de diferente para ser el mejor del mundo en jiu-jitsu? 
-Empecé a entrenar jiu-jitsu en 2000. Empecé porque quería mejorar la parte de ne-waza para el judo, pero el tiempo pasó y empecé a mirar el jiu-jitsu de otra manera. Intenté competir, aprendí las reglas, cómo se piensa. Entré al mundo del jiu-jitsu, empecé a competir y a sacar muchas cosas buenas. Percibí que podía hacerlo, y al judo solo tenía que adaptarlo por las reglas. Cuando gané el Campeonato Mundial estaba muy bien de cabeza, entrenaba como nunca. El jiu-jitsu se entrena por un estilo de vida, para mejorar la parte física, para comer mejor, para mantener el cuerpo y la mente sana. El judo también, pero es más competitivo. El Jiu-Jitsu cambia la vida de las personas.

-¿Qué te gustaría que aprendan los chicos después de escucharte el sábado?
-Siempre le digo a mi hija Sara, de 11 años: Tiene que entrenar, siempre entrenar, más ahora que estamos en esta pandemia. La gente se queda desanimada, no tiene ánimo para entrenar y está sola en casa, las academias están cerradas, no se puede tener contacto. Estamos pasando por un momento muy difícil en todo el mundo. Es un momento en el que las personas deben ayudar unas a otras. En el judo debemos seguir con la cabeza alta y seguir entrenando, mantener la parte física, la cabeza sana, para que cuando vuelva podamos estar bien. Nunca imaginé que iba a hacer entrenamientos online. Estoy acostumbrado a dar entre ocho o nueve clases por día, y ahora tengo que reinventarme. Es una manera para poner la cabeza en un lugar y seguir, no hay que dar excusas y seguir entrenando siempre.

Por Fabián Sacarelli
www.talentosports.com.ar

Volver a Noticias de ARTES MARCIALES