Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

GOLF: ¿En qué hoyo de El Potrerillo tropiezan los ganadores de la Scratch?

GOLF: ¿En qué hoyo de El Potrerillo tropiezan los ganadores de la Scratch?

La dificultad es quizá el primer atractivo de una cancha. Todo aquel que se precie de golfista busca los mayores desafíos porque sabe que el duelo es entre él y el campo que busca defenderse. El Potrerillo de Larreta no es sólo “una cancha bonita”, sino que también sabe defenderse. Claro que algunos hoyos son más complicados que otros.

Hasta la suspensión de los torneos por la pandemia, se disputaron 10 torneos los sábados (reúnen la mayor cantidad de participantes), cuyo primer lugar se repartieron entre seis jugadores.

Pero, ¿qué hoyo de la cancha complicó más a los seis que alzaron el trofeo mayor? Tomando las estadísticas de los 10 torneos, el Hoyo 9 fue el más complicado, con dos doble bogey y dos bogey. El 9 es un hoyo con marcado dogleg a la derecha, en el que se recomienda golpear la pelota con slice para acercarse más al green, pudiendo de ésta forma quedar a unas 150/140 yds de la bandera. Caso contrario si lo hace con pull, puede llegar a quedarle la pelota a 200 yds o más.

“Tenga en cuenta que para el segundo tiro deberá utilizar un hierro de más para alcanzar el green, ya que el mismo se encuentra sobreelevado y probablemente con el viento en la cara. Para acertar el green deberá pegar un tiro de mucha precisión ya que el green es muy angosto”, advierten.

El otro que puso trabas fue el Hoyo 6, que “robó” tres bogeys y un doble bogey en 10 presentaciones, hablando sólo de los ganadores de torneos.

“Desde el tee se puede apreciar el marcado desnivel con respecto al fairway, y el arroyo entra en juego en todos los tiros. Es fundamental mantener la pelota en el fairway, para ello es recomendable hacer el primer golpe con una madera 3, para no llegar al fondo donde se cierra por la curva del arroyo, haciéndolo muy angosto. Si ejecuta el segundo golpe desde el rough, son muy bajas las probabilidades de dejar la pelota en green y lograr el par 4”, recomiendan a la hora de encarar esta parada.

La otra prueba complicada es el 14, con cuatro bogeys en las estadísticas. Este Hoyo es engañoso, seduce con su belleza pero al mínimo error, pasa factura. La vista en éste pintoresco par 3 es increíble, pero “no se distraiga y cuídese de arrojar la pelota hacia la izquierda, ya que desde allí salvar el par será muy complicado. Sobre la derecha es fuera de límite. Y además, lea bien las pendientes del Green”, advierten.

¿El resto es un paseo? Para nada. Los Hoyos 1, 3 y 16 sacaron tres bogey en 10 pasadas; el Hoyo 11 y el 18 lograron 2; el 12 un doble bogey; y el 5, 8, 13 y 15 se cobraron una víctima pagando con bogey. Los Hoyos 2, 4, 7, 10 y 17 fueron permeables al ciento por ciento. Pero no se confìe: en El Potrerillo siempre están buscando la vuelta para que la dificultad sea el principal atractivo.

Volver a Noticias de Golf