Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

MARATON: El hogar de los superatletas de las distancias largas

MARATON: El hogar de los superatletas de las distancias largas

Iten, un pequeño pueblo keniano, no solo es la cuna de los mejores maratonistas del mundo, sino que recibe miles de turistas que mueren por conocer los secretos de los más rápidos. 

La mayoría de los corredores kenianos con más éxito proceden de la región del Valle del Rift, en concreto de una tribu llamada Kalenjin, a la que pertenecen menos de tres millones de personas. Se trata, en palabras del escritor John Manners, de "la mayor concentración geográfica de logros deportivos en la Historia del deporte".

El Valle de Rift, situado a 2.400 metros de altura, sigue siendo el hogar perfecto de entrenamiento para atletas de élite de todo el mundo. En especial, un pueblo de la zona, Iten, es reconocido como ‘fábrica’ de récords. 

Según estudios científicos, los corredores africanos gastan menos oxígeno y con la misma cantidad los kenianos pueden correr un 10 por ciento más distancia que los corredores europeos porque lo consumen más lentamente.

Alejandro Lucia Mulas, catedrático de fisiología del ejercicio en la Universidad Europea de Madrid (CEES), explicó a elmundosalud.com que "los africanos gastan menos oxígeno al correr, principalmente porque son más ligeros y su relación estatura-peso es más favorable que la de otros atletas".

Otra de las causas apunta a que la superioridad de Kenia reside en las piernas, pues las de los kenianos son más delgadas que las de los europeos, lo que implica un menor consumo de oxígeno. Se calcula que, gracias a esta delgadez de las extremidades inferiores, los atletas africanos gastan un 8% menos energía que los demás para correr un kilómetro.

El catedrático Lucia Mulas indicó que "a estos atletas les cuesta menos levantar las piernas y hacen menos esfuerzo que los corredores de otras nacionalidades, por lo que economizan muy bien su energía durante la carrera".

Por otro lado, estos deportistas también tienen mayores concentraciones de una enzima que ayuda al organismo a la oxidación de los ácidos grasos y contribuye a que los músculos proporcionen más energía.

Al parecer, según un estudio aparecido en 'New Scientist', estos deportistas tienen más posibilidades de poseer unas variantes de cuatro genes del cromosoma Y que otros compatriotas que no corren. Aunque, de momento, se desconoce qué es lo que hacen estos genes y cuál es su influencia, unos investigadores de la Universidad de Glasgow (Reino Unido) los han relacionado, por primera vez, con la destacada capacidad de los africanos para las pruebas de resistencia.

Aparte del entrenamiento, está demostrado que los factores sociales y geográficos, como el hecho de tener que correr largas distancias para acudir al colegio en zonas de elevada altitud, contribuyen al éxito de estos atletas.

Un lugar dónde entrenar

En un pequeño enclave de la región del Valle del Rift, un grupo nacional o étnico de tan solo tres millones de personas, el 12% de la población keniana, ha producido los mejores corredores del planeta. En los últimos 40 años, ningún país ha podido superarlos en maratones. También las mujeres kalenjin han pasado a dominar el panorama del atletismo global en la última década.

Descendientes de emigrantes etíopes, kushitas, sudaneses y demás sociedades nilóticas (etnias del valle superior del Nilo), los kalenjin de Iten, un pueblecito de unos 4.000 habitantes, cuentan con un millar de corredores profesionales. El investigador de la evolución humana Daniel Lieberman, de la Universidad de Harvard, ha pasado varios años estudiando los distintos factores que hacen que los atletas de la región sean tan rápidos.

Entrenamiento, cultura, biología y predisposición son algunas de las teorías que podrían explicar el éxito de estos deportistas. Según Lieberman, no se trata solo del ADN. “No se puede subestimar la importancia de lo duro que entrenan los corredores del este de África y el grado de motivación que tienen para ganar -advierte-. Nadie sabe por qué los africanos de esta región son los mejores corredores del mundo. Es, probablemente, una combinación de hechos como que andan largas distancias a pie durante toda su vida, que tienen una disciplina estricta o que viven a gran altitud. Pero, por supuesto, también influencian su cultura, sus genes y otros factores difíciles de medir y de evaluar”.

“Se dice que es la economía de oxígeno, la forma de los músculos o el hecho de que caminan descalzos”, cuenta Richard Mukche, entrenador en Iten. Pero, según Lieberman, ninguno de estos factores es decisivo. 

“En la maratón, por ejemplo, los mejores kenianos son más rápidos por poco más de dos minutos que los mejores atletas estadounidenses. Ningún científico puede explicar cómo ni por qué pueden sacar esta diferencia en 42 kilómetros. Hasta hoy, nadie ha sido capaz de encontrar los genes que hacen que los kenianos de élite sean más rápidos. Así que creo que la respuesta honesta es que no sabemos por qué los kalenjin son más veloces que el resto”, reconoce el profesor de Harvard.

“No pain, no gain!” (¡sin dolor no hay ganancia!), repite el entrenador Richard a los deportistas que intentan ganarse un lugar en sus respectivos podios nacionales. Michael Peters, corredor e investigador estadounidense establecido en Japón, respira profundo mientras Richard le acomoda la espalda en uno de los ejercicios. “¡Si no están dispuestos a sufrir, pueden irse a sus casas ahora mismo!”, les grita el entrenador. 

Richard Mukche, corredor kalenjin retirado y uno de los entrenadores más duros de Iten, proviene de la región fronteriza entre Sudán del Sur y Kenia. Está convencido de que la superioridad tiene una explicación biológica. “Está en nuestra sangre, hay algo en nuestro ADN que nos da ventajas por encima de los demás”. Sin embargo, Mukche, que ha entrenado a atletas kenianos de élite como Edna Kiplagat, Florence Kiplagat o Wilson Kipsang en el Hatc, reconoce que la única forma de triunfar es entrenar duro. “Los kalenjin merecemos todos los logros que estamos obteniendo porque somos los atletas más disciplinados”, reconoce el veterano.

Raquel Landín, atleta española que entrena en Iten, sostiene la versión del especialista Daniel Lieberman y cree que los dos factores que más determinan el éxito de los corredores kalenjin son la pobreza que afrontan los atletas y la disciplina para soportar entrenamientos salvajes. “Tienen una capacidad de resistencia superior a la de los corredores europeos”, dice. 

Faltan apoyos gubernamentales. Faltan subvenciones. Faltan patrocinadores. Faltan cazatalentos. Lo saben los entrenadores Santa Carol y Richard Mukche. Lo sabe el investigador Daniel Lieberman. Y lo saben todos los kalenjin que galopan como liebres y gacelas antes del amanecer por los caminos de Iten con una única meta: un futuro mejor".

Extraído y adaptado de: soho.co y elmundo.es
Texto: Gemma Solés - Isabel Lantigua
Volver a Noticias de Maraton - Triatlón - Atletismo