Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

El béisbol femenino se abre paso en el Club Dolphins Córdoba

El béisbol femenino se abre paso en el Club Dolphins Córdoba

No sólo se gana un lugar en los libros de un deporte ganando títulos. Sentar las bases para el desarrollo es tan importante como subirse a los podios, porque ambos aspectos se retroalimentan.

Desde hace unas semanas, el Club Dolphins Córdoba le abrió sus puertas para la formación del primer equipo femenino de béisbol, recuperando una serie de jugadoras con pasado en softbol pero que aún conservan la pasión por ser peloteras. 

“Nos sumamos al béisbol porque somos ex jugadoras de sóftbol y el año pasado se nos hizo una convocatoria para un Nacional femenino de béisbol en Córdoba, y había que formar un equipo. Convocaron a las ex jugadoras que teníamos un poco de idea. Si bien es diferente en lo técnico con el sóftbol, se parecen en reglas generales”, explicó Gabriela Bertaina, quien juega de 3ª base y a veces de pitcher. “Habíamos dejado de jugar hace rato, y queríamos juntarnos para vernos las caras de nuevo, y lo mejor es hacerlo a través del deporte, que siempre nos unió”, agregó.

María Luisa Mondino, pitcher y shortstop, destaca que “es histórico en muchos aspectos. El béisbol es un deporte muy complejo y tenemos el desafío de demostrar que lo podemos hacer, como el equipo que siempre fuimos porque hay una amistad. Ese fue el primer paso para decir ‘hagamos historia’ –señala-. La verdad es que quiero todo. No voy a poner todo de mí sólo para divertirme. Tenemos pasión y queremos llegar a competir fuerte, y entrar en lo que es el béisbol que cada vez es más conocido”.

Como las demás, Ivana Vaca (left field o center field), reconoce que “estoy arrancando con las chicas. Es la primera vez que voy a jugar béisbol, aunque antes hacía softbol. Son diferentes las reglas, es otra cosa, así que trataremos de adaptarnos. Hay cosas que iremos descubriendo, por las reglas o tipos de juego. Hay cosas que en el softbol no se hacen pero aca sí, como robar bases”.
Por su parte, a Ginesa Coronel acepta que “no tengo posición definida”, pero con tal de jugar, entrena con el grupo. Ella se encarga de destacar al club emblema del béisbol cordobés. “Dolphins es una institución muy reconocida en el béisbol a nivel nacional e internacional. Mi hijo juega al béisbol así que tengo una trayectoria de venir muchos años al club y apoyarlo para que él y el deporte crezca. De eso se trata. Somos ex jugadoras de softbol pero encaramos este camino en el béisbol para darle más fortaleza al deporte a nivel nacional y especialmente en Córdoba”.

Noel Arias también está buscando su lugar en el campo: “ahora que estamos rearmando no tengo posición definida, jugaré entre primera y segunda base y outfield. En softbol mi posición era pitcher y primera base”. Ella es una de las más experimentadas: “Juego desde los 6 años, y hoy tengo muchísimos más (bromea). Mi club original fue Alas Argentinas, que hoy es Arias Béisbol Club, pero han sido mis compañeras de toda la vida las chicas de Unión San Vicente, que hoy es Dolphins. A los 16 hicimos formamos el primer equipo de softbol femenino en Córdoba, cuando no existía el béisbol. En el 2019, nació de dos jugadoras actuales de béisbol, Magui Rodriguez y Sandra Di Carlo, la intención de presentar un equipo en el primer Nacional femenino. Pensamos que íbamos ser poquitas pero terminamos siendo 20 o 25. ¡Y salimos segundas! La final terminó 13 a 11 contra Metropolitana, así que fue un segundo puesto prometedor”.

En tanto, Virginia Murina no pone condiciones para integrar el equipo: “juego de lo que haga falta”. Pero, ¿qué la motivó a practicar este deporte? “Lo veía de chiquita por televisión, era interesante, diferente, era un deporte no clásico y un desafio. Y una vez que lo jugás no lo podés dejar. Es mucho más mental que físico, es un deporte superexigente mentalmente, tiene muchas jugadas muchas más cosas que lo físico. Es muy interesante”.

Y, ¿qué te enseña el béisbol? Romina Echevarría responde esa pregunta: “Te enseña el trabajo de uno mismo, la cabeza, es muy mental. Tenés que estar preparado muy bien, no sólo físicamente sino también en lo mental. Si bien es un juego de equipo, hay que estar preparado para lo que se venga. Hay que estar bien, cuando vas al campo, cuando vas al bate, como pitcher, como cátcher”. 

Todas ellas entrenan a full en el campo de Villa Eucarística, y los integrantes del equipo masculino las ayudan en todo momento: “los chicos nos ayudan todos en los entrenamientos”, y se sienten orgullosas de incursionar en un deporte que hasta este año era exclusivo de varones. “Hoy la mujer va ganando terreno. Invadimos espacios de béisbol, de rugby, de fútbol. Es un paso avasallante”, aseguran.

Tan avasallante como su pasión por el béisbol.
Volver a Noticias de BÉISBOL