Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

TENIS: “La actitud, la voluntad, está muy arraigada en la cultura argentina” (Antonio Lindoso, entrenador de Brasil)

TENIS: “La actitud, la voluntad, está muy arraigada en la cultura argentina” (Antonio Lindoso, entrenador de Brasil)

Vinicius corre y llega, le pega. Es intenso. Si marca el punto festeja como si estuviera en un torneo, si falla se corrige y vuelve aprobar. Tiene 12 años y es el número uno de Brasil, y por estos días hace la pretemporada en Il Tempo, las canchas en las que funciona la Academia de Javier Vittar y Diego Gallo. Junto a Vinicius está su entrenador, Antonio Zacarías Lindoso, que tiene su academia en Brasilia y que confía mucho en la preparación en Argentina. Y que, con tantos días en Córdoba, confiesa: “me siento más cordobés que un choripán”.

“Ya estuve en Córdoba hace cinco o seis años atrás con algunos chicos. Entrenamos por un par de semanas, jugamos algunos torneos, y me gustó mucho porque está más ordenado el tenis. Cuando vine a entrenar me quedó una impresión muy buena, sobre todo del enfoque mental en el tenis. El tenis no es tan difícil de enseñar, pero las cosas de la mente son más complejas”, señala Antonio, en un español claro y una amable predisposición.

Para Antonio, Vinicius fue todo un desafío: “Hace un año empecé a entrenarlo, lo conocí en un torneo nacional. Empezó a venir cada 40 días a Brasilia, entrenaba tres o cuatro días y se volvía. Después le dijo a sus padres que quería vivir en Brasilia, los convenció pero sólo tenía 11 años, algo que no es tan común en Brasil. Fue su voluntad y así lo hizo, desde hace un año. Estudia solo, las notas cambiaron para mejor, y estaba 26 en el ranking de 12 años, y desde mediados de año quedo número 1 de Brasil en 12 años. Empezó a viajar representando al país. Lo que se va a buscar es el apoyo de mis amigos para desarrollar ese proyecto, que está muy avanzado para un garoto tan nuevo. Le llamé a Javier para hacer una pretemporada porque ahora cambió de categoría (a Sub 14)”, aseguró.

Siendo el mejor de su país, Antonio y Vinicius buscarán subir el nivel de exigencia: “Tenemos el plan de hacerlo jugar en un nivel más alto, y para eso tenemos que acelerar mucho las cosas. Javier tiene una experiencia muy grande en ITF con sus otros jugadores. Esta muy familiarizado con el circuito. El desarrollo de los chicos de Brasil pasa por fuera de Brasil, por eso quiero que venga acá más seguido, tanto a entrenar como a jugar”.

Pero, ¿qué tiene el sistema de Argentina que no tiene el de Brasil? “El tema es complejo –responde-. Durante muchos años obtuvieron mejores resultados que en Brasil, y con muchos jugadores metidos con buen ranking. Tienen varias cosas distintas: el país es más chico, y es más económico trasladarse de un lugar a otro. Por otro lado, la cultura deportiva. Acá tienen rugby hockey, fútbol, deportes de dar y recibir, y eso lo hacen mucho desde niños, por eso tienen mejor desarrollo motor. Además hay aspectos culturales de tradición en deportes. Los chicos acá se sienten valorizados. Y otra cosa que veo es el tema de la garra, que más evidente, se expresa más. Los entrenamientos son muy buenos y hay una cultura muy grande de ex jugadores involucrados con el tenis o con el deporte”, enumeró el entrenador.

La garra, la actitud, es justamente, el diferenciador más reconocido: “Si, la actitud, la voluntad, está muy arraigada en la cultura argentina. Es una cultura de lucha, de pelear, de buscar ser mejor. Esto está en el ADN cultural. Lo que más quería era que conviviera con esto para ampliar su mente”.

Por ahora, con el apoyo de Vittar y Gallo, “estamos trabajando el calendario porque elegimos como prioridad el tenis de Europa, y estamos mirando el mejor costo-beneficio para hacer una gira. El plan más próximo es entrenar la semana que viene en Buenos Aires, y poner el acento en la parte física, que es fundamental para evitar lesiones. Después jugar en un par de torneos en Brasil pero dependemos de wild card porque no tiene ranking Cosat por el cambio de categoría”.

El entrenador, nacido en Manaos y radicado hace 35 años en Brasilia, repite que le gusta Córdoba: “Me siento muy a gusto acá, las personas son muy amables. Estoy con mi señora y vemos cosas que son muy raras en el mundo, esto de ser cordiales y siempre intentando agradar. En la vida moderna no es una cosa muy frecuente. Por eso siempre tenemos voluntad de volver”.

Volver a Noticias de Tenis