Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

SALTOS ORNAMENTALES: “Cuando salto bien siento mucha alegría, pero siempre te puede salir mejor" (Mateo Pignata, clavadista)

SALTOS ORNAMENTALES:  “Cuando salto bien siento mucha alegría, pero siempre te puede salir mejor

En el pasado Sudamericano Juvenil de Saltos Ornamentales, realizado en Chile, el cordobés Mauricio Saravia, el mejor clavadista del país, tuvo un compañero de su misma escuela: Mateo Pignata, de 15 años, surgido de la escuela que dirigen José Montes y Alicia Moselli en el Club Municipalidad de Córdoba. Ambos participaron en la prueba de salto sincronizado de 3 metros, logrando el quinto lugar en el continente.

Mateo hace 10 años que salta. Comenzó a los 5 años porque “me gusta la adrenalina que sentís en saltos complicados, y aprender, y conocer gente de otros países”, cuenta. “Me gusta competir, y poder medirme con otros clavadistas y ver lo máximo que puedo dar”.

Claro que, con esa edad y las condiciones de entrenamiento, está en un proceso de aprendizaje que exige mucho de él para compensar la falta de infraestructura. Por eso “entreno todos los días cuatro horas”, actividad que combina con sus estudios en el secundario y en una Academia de inglés en la que le faltan dos años para recibirse. 

“Mi sueño sería llegar a una medalla en un Sudamericano, pero por ahora estoy bien con haber ido a dos Sudamericanos” confiesa Mateo, que es consciente de que está en un proceso de mejora constante y que le falta para lograr ese anhelado podio. Por eso va paso a paso: “Haber llegado al Sudamericano es mi mejor logro deportivo, pero aprender y lograr los saltos difíciles son metas para mí”.

Claro que detrás de la adrenalina que le despierta la competencia, hay un entorno de entrenamiento que ayuda. “Al profe (Montes) lo conozco de toda la vida, se me hace divertido venir, es un momento especial del día, y con Mauricio (Saravia) siempre estamos el uno para el otro. Cuando uno no se anima a hacer algo, nos apoyamos mutuamente y nos hacemos recomendaciones. Tenemos una ayuda constante, somos muy compañeros”.

Mateo tiene una contracción al trabajo que le permite proyectarse. De hecho, al entrenamiento diario le agrega ver videos de otros clavadistas internacionales. “Hay un chico inglés, Tom Daley, que es medallista olímpico (bronce en Londres 2012 y Río de Janeiro 2016), e intento analizar y aplicar su técnica”, asegura.

Y cuando esa dedicación da frutos, llegan las satisfacciones. “Cuando los saltos me salen bien siento mucha alegría, pero siento que siempre te puede salir mejor. Cuando sale mal no me baja el ánimo porque sé que tarde o temprano me va a salir, pero intento mejorar”, se sincera.

Su próximo compromiso será el Nacional de Mar del Plata en julio, y “nos estamos preparando para llegar al máximo”. Pero el objetivo no es otro que llegar a su tercer Sudamericano para seguir aprendiendo. “Es lindo representar al país, quiero mucho a Argentina y me da lindas sensaciones estar en un torneo y tener la camiseta nacional”.

Así es Mateo Pignata. El discípulo de José Montes y Alicia Moselli sabe que, para llegar al podio Sudamericano, antes hay que ganar en los entrenamientos. Paso a paso, pero sin detenerse.

Volver a Noticias de Natación