Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

JUDO: Ailín y Miqueas Arce, genes con garra y compromiso en el tatami

JUDO: Ailín y Miqueas Arce, genes con garra y compromiso en el tatami

Los hermanos Ailín y Miqueas Arce no sólo comparten la pasión por el judo. También están acostumbrados a los podios. Formados por el entrenador Nicolás Cruces, han logrado medallas internacionales y mantener encendidas sus ambiciones de trascender sobre los tatamis.

Ambos comenzaron en la disciplina a partir de ver competir a su hermano mayor, Gastón, y su evolución fue en ascenso. Ailín, de categoría Infantil y actualmente preparada por otro gran entrenador cordobés, Claudio Maldonado, acumula en su historial tres oros sudamericanos, y un oro y plata Panamericana. Miqueas vio a su hermano pelear, y a los 5 años compró su primer judogui. Hoy tiene dos bronces sudamericanos y un segundo puesto en una Copa Sudamericana.

Para ambos, el secreto de los logros no es otro que comprometerse y una preparación intensa. “Más que nada hay entrenar mucho, eso, practicar los lances, trabajar la coordinación. También miro a los profesionales y voy copiando”, afirma Ailín, simpática y sonriente, pero que cuando entra al tatami se concentra en la victoria.

Miqueas, con 18 años que está volviendo a tener resultados en Juniors hasta 55 kg, coincide: “Lo más importante es el entrenamiento, sino no hay forma. Hay que entrenar. Ver judocas profesionales de alto nivel suma muchísimo, pero el entrenamiento es fundamental. Hay gente con talento que con poco entrenamiento puede llegar lejos, pero hay otros que no tienen talento pero con mucho entrenamiento llegan lejos. Lo fundamental es eso”.

Ambos, respirando judo en el seno de su hogar, son referentes uno de lo otro. “Para mí Miqueas es muy bueno, piensa mucho la lucha, la lee bastante. También tiene buen agarre y es rápido, pero lo mejor es que lee mucho la lucha, va tranquilo, no se desespera”, dice Ailín sobre su hermano. Y él le devuelve gentilezas: “Tiene fuerza, técnica, rapidez, mucha agilidad. Ella entrena muy bien y arriba del tatami se nota muchísimo. Pero sobresale su fuerza y buena técnica”.

Córdoba, arriba de todos

Más allá de sus condiciones y su contracción al entrenamiento, ambos disfrutan de un momento favorable del judo cordobés. Ese contexto potencia sus fortalezas.

Para Ailín el judo mediterráneo es bueno “por el tipo de entrenamiento que tenemos. Hacemos muchos campos de entrenamiento, vamos a otros países y aprendemos mucho. Y lo aplicamos en nuestra preparación”.

Miqueas por su parte, pone el acento en los profesores. “Primero que nada tenemos profesores buenos, que han viajado mucho y han hecho podios afuera. Y tenemos muchos compañeros de nuestra edad con los que podemos entrenar. Siempre dan lo mejor y eso hace que se mejore. El mejor judo argentino de la actualidad lo tiene Córdoba”, afirma.

Con mucho camino por delante, ambos tienen un sueño coincidente. “Me gustaría alcanzar un oro olímpico. O ser campeona mundial”, dice ella. “Mi máximo objetivo es ser campeón olímpico o campeón mundial, es complicado sobre todo en hombres. Pero se puede lograr porque todos somos seres humanos y con mucho entrenamiento se puede llegar”, dice él.

Como sea, la próxima vez que entren a un tatami dejarán los sueños de lado y se concentrarán en su próximo rival y sus chances de victoria. Saben que para llegar lejos, hay que ir paso a paso.
Volver a Noticias de ARTES MARCIALES