Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

RÍTMICA: “No entendemos la gimnasia sin el corazón” (Yolanda Andrés Bonell, entrenadora española)

RÍTMICA: “No entendemos la gimnasia sin el corazón” (Yolanda Andrés Bonell, entrenadora española)

La entrenadora española Yolanda Andrés Bonell se acerca a la pequeña gimnasta, y con voz suave le marca un error técnico. La escena no es en un gimnasio de Valencia (España), sino en el Polideportivo General Bustos, en Córdoba, donde vino a aportar su enorme experiencia en la pretemporada de las chicas del nivel Elite individual. 

“Es una top”, describen a la joven española que actualmente entrena al CGR L’Amara de Buramot (Valencia) y al equipo de tecnificación de la elección valenciana. En su currículum tiene varios logros: haber formado gimnastas que han pertenecido al equipo español senior y junior, entre ellas Elena López, campeona de conjunto español, medallista en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Pero siempre lo ha hecho con los rasgos con los que se distinguen sus gimnastas: disciplina y pasión, aunque sus entrenamientos no tienen un rigor militar y el trabajo se enfoca en la superación y los detalles.

“Yoly” ha trabajado estas semanas a la par de la entrenadora cordobesa Vanina Lorefice y de su auxiliar, Ayelén Páez Pieri. Su experiencia es importante a la hora de hacer una apreciación de las chicas del Club verde.

“El nivel de las chicas es bueno, pero falta trabajar en la ejecución técnica de base, e insistir en la parte artística, sobretodo en la expresión corporal”, destaca Andrés Bonell, quien remarcó además que “las primeras semanas nos centraremos en nuevas formas de trabajo: entrada en calor, técnicas de flexibilidad, modificar las series, para posteriormente trabajar la ejecución sobre lo aprendido”. “Debemos mejorar la amplitud en los movimientos, las coreografías y la ejecución técnica”, insiste.

Con apenas unos días de experiencia, describe cómo entrenan sus dirigidas españolas. “La diferencia entre las gimnastas españolas y el resto se basa en el carácter y el temperamento. En España se pone mucho sentimiento y pasión, intentamos llegar al público y jurado mediante la parte artística. No entendemos la gimnasia sin el corazón al descubierto, aunque en ocasiones nos juegue una mala pasada. Por otro lado, al menos el grupo de gimnastas que entreno, la disciplina es un rango muy importante, hay mucha seriedad al momento de entrenar”, asegura.

Yolanda sabe que las claves para que una gimnasta tenga éxito “son muchas, pero yo destacaría por encima de todas, la constancia y la capacidad de sacrificio. Y en un segundo lugar muy importante, son evidentemente las condiciones físicas requeridas en nuestro deporte, y la habilidad y coordinación. Talento y trabajo no pueden entenderse el uno sin el otro”.

La española le dio particular importancia al vínculo gimnasta-entrenadora-padres. “Los padres han de apoyarla y animar a sus hijas cada día, y por supuesto confiar en la entrenadora –subrayó-. Cuanto menos se involucren en lo que pasa en el gimnasio y decisiones técnicas, mejor. Actuar con cariño y como padres, y nunca como entrenadores, deben dejar la formación deportiva de sus hijos en manos de profesionales. Lamentablemente muchos fracasos de los niños en el deporte es debido a la presión que ejercen las familias”.

LO QUE DEJÓ YOLANDA ANDRÉS BONELL
Por Vanina Lorefice, entrenadora del CMC

“Yoly nos aportó lo máximo de su experiencia porque nos trata de dar lo mejor de ella. Si tengo que destacar un punto específico en el cual trabajó con las chicas es en la parte técnica. Hay una diferencia muy grande entre la técnica que tienen las chicas y la que pretende alcanzar. Es un nivel más alto, y lo que está haciendo es una limpieza técnica, de lo simple a lo complejo. Y nosotras pasamos por alto cuestiones básicas para complejizar y nos olvidamos de lo primero. Eso fue un aporte supergrande. Y otra cosa que nos llamó la atención es el trato que tiene con las chicas. Generalmente las chicas esperan que alguien que viene de otro país va a imponer respeto a los gritos o siendo fuerte, pero Yoly lo hizo de otra manera. A ella no le hace falta gritar o imponer el respeto, simplemente se lo gana captando la atención de las chicas con cada cosa que intenta enseñarles”.

Volver a Noticias de Rítmica