Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

JUDO: “Quiero que Agustín Gil gane una olimpíada” (Andrés Loforte, entrenador en InClub)

JUDO: “Quiero que Agustín Gil gane una olimpíada” (Andrés Loforte, entrenador en InClub)

Si algo le faltaba a Andrés Loforte para consolidar su lugar de entrenador de judo, es que su pupilo, Agustín Gil, alcanzara el subcampeonato en el Mundial de cadetes disputado en Chile. La consagración fue una manera de evidenciar lo bien que se trabaja en Córdoba, cuyo judo ha obtenido resonantes resultados en 2017 al ganar el Nacional Clausura, con Tomás Couzo en séptimo lugar de la cita mundialista, y a Tomás Sosa (Premio PROMESA 2017), plata en los Juegos Sudamericanos, ambos en Chile.

Para el profesor, que practica judo desde los 6 años y desarrolla su actividad en el gimnasio INCLUB del Híper Libertad de Rodríguez del Busto, el judo va más allá de los resultados.

“No es simplemente ganar títulos. Ser un buen atleta alcanza a la persona, a la formación de la persona, tanto dentro como fuera del tatami. Siempre hago mucho hincapié a mis alumnos en el respeto al prójimo. Trato de enseñarles más que un deporte, más bien un estilo de vida, enseñarles códigos. Que sea un entrenamiento para encarar los distintos objetivos que se va planteando en la vida”, asegura.

-¿Y técnicamente que es ser un buen judoca?
-Hay que evaluar muchas cosas, porque podés tener un virtuoso técnicamente, pero le puede faltar el temple, el fuego que lo hace entrenar día a día. Todo el mundo puede hacer deporte, pero no todos pueden entrenar en alto rendimiento y llevar todo lo que implica, entrenar una cierta cantidad de horas, sacrificarse todos los días todo el año. Hay que entrenar duro. Obviamente que si tenés un judoca virtuoso en la técnica, y encima se esmera, puede soportar la carga de entrenamientos, podemos tener un judoca de primer nivel. Pero si no es virtuoso se puede compensar con la otra parte, porque se puede explotar su potencial. Una de las tareas que tiene un entrenador es identificar el potencial de una persona. Ver si es un tipo fuerte, si tiene mucha actitud, y tratar de encararlo por ese lado para desarrollar el máximo potencial de acuerdo a sus condiciones. 

-¿Tu pupilo Agustín Gil es un estereotipo ideal de judoca?
-Es un caso concreto. Lo conozco desde que tiene 5 años, empezó a entrenar conmigo cuando me estaba retirando de la competencia. Hicimos un trabajo de base, desde cero, con una base técnica. Aprendió la esencia del judo, incluyendo respeto al prójimo y a poner los pies en la tierra, con humildad. No es un superdotado en la técnica, pero tiene empuje, persevera, es disciplinado, y sobre todo la familia es impecable, lo han apoyado en todo momento. Eso es algo muy importante en el desarrollo. Hemos juntado todas las piezas y se han alienado todos los astros. Está saliendo todo bien, y si seguimos así, vamos a tener resultados mucho más importantes de los que hemos tenido.

-Vos fuiste olímpico en 2004, ¿su proyección es similar a la tuya a su edad?
-Son otros tiempos. Cuando tenía la edad de Agustín no teníamos las  posibilidades de viajes que hoy tienen. En la época mía no existía el Enard, que está marcando a los chicos. Pero a su edad no ganaba nada, empecé a ganar cuando era junior. Hay que seguir apostando. Mi objetivo es que me supere ampliamente como Senior, no quiero que vaya a una olimpíada, quiero que gane una olimpíada. Es subcampeón del mundo, y pudo ser campeón porque la final fue muy discutida. Agustín es número uno del mundo en cadetes, está demostrando que se puede, y haciendo un trabajo prolijo y teniendo una persona disciplinada puede dar mucho que hablar.

-¿Cómo es manejar a un juvenil exitoso, al que de golpe lo alcanzaron los flashes?
-No hizo falta contenerlo mucho, siempre le he explicado las cosas de entrada. Es su personalidad, es un chico tranquilo, pausado, no está como muchos chicos enchufados con un cable. Es meticuloso, medido, nunca le tuve que llamar la atención o pedirle que entrene. Siempre viene a hora a los entrenamientos. Lo charlamos mucho. Le he marcado ejemplos que no tiene que seguir. Le dije: ‘¿vos querés llegar?, tenés que ser así’.

-Los resultados de los judocas cordobeses, ¿es por el nivel de profesores-entrenadores?
-Córdoba tiene un nivel de profesores excelente. Tenemos a Pancho Morales y Jorge Lencina, que son olímpicos, y a Nico Cruces, Claudio Maldonado, tenés muy buenos profesores que saben transmitir sus conocimientos. Inclusive se nota en los últimos torneos nacionales que Córdoba está como número uno en la sumatoria de las categorías. ¿Nos está haciendo falta más profes? Sí, pero viene una camada interesante de deportistas, con ganas de aprender y de enseñar. La Federación está haciendo un buen trabajo de desarrollo y vamos a tener un buen grupo a futuro en poco tiempo.

-Mientras seguís formando chicos en el In Club de Rodríguez del Busto.
-Sí, me va muy bien. En estos dos últimos años hemos tenido un crecimiento importante de chicos. Hay mucho potencial, muchos chicos que van perfilando un buen nivel de judo. Hay que ver más allá del talento, si tienen la continuidad para desarrollarlo, y en eso es clave la familia. 

FICHA

Nombre: Andrés Loforte
Edad: 38
Historial: Representante olímpico en 2004, campeón Iberoamericano, Sudamericano, Panamericano y Argentino.
Escuela: En el In Club entre otros.
Horario: Martes y jueves de 20 a 21.

Volver a Noticias de ARTES MARCIALES