Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

JUDO: Los efectos expansivos de la Liji en los resultados cordobeses

JUDO: Los efectos expansivos de la Liji en los resultados cordobeses

Salvo contadas excepciones, en las que surgen talentos extraordinarios de evolución acelerada, brindar una buena escalera de desarrollo es clave en la evolución de un deporte.
En el judo cordobés, la Liga de Judo Infantil (LIJI), creada por Nicolás Cruces, es el primer peldaño de esa escalera de desarrollo, con los primeros pasos en la inserción competitiva. Tras crearse este circuito en 2009, los resultados ya se están viendo.

"Año tras año se ve que la influencia de la LIJI en Córdoba es  cada vez mayor, porque brinda un espacio de inserción competitiva, con sus adaptaciones lógicas para la edad pero que mantiene motivados a los chicos para competir regularmente. Eso hace que evolucionen técnica y  tácticamente a un nivel muy alto, y cuando se ven insertandos en la competencia oficial hay una naturalidad en estos chicos para afrontar esa situación", explica su fundador. 

"Una de las problemáticas más grandes que tiene la inserción en la competencia oficial es el nerviosismo en las edades tempranas. Los niños,  al momento de competir en un nivel alto, se ponen nerviosos, pierden luchas y se dan resultados adversos por ser sus primeras experiencias. Pero estas primeras experiencias hechas en la Liji les brinda una oportunidad de llegar al nivel oficial con un nivel superlativo. Lo hemos visto con el 90 por ciento de los chicos de la LIJI que fueron al campeonato nacional y que obtuvieron podio. El judo cordobés ha tenido muchas medallas que provienen de la LIJI", resume.

Entre los casos más emblemáticos están los podios de Máximo Alamo Torres, Valentina Alamo Torres, Esteban Maldonado, Lautaro Cruces, Octavio Toledo, Juan Maidana, Jazmín Mainero, Valentina Moyano y Trinidad Molina. "No me quiero olvidar de ninguno. El efecto LIJI en un Nacional se ve. Un chico sube a luchar sin tantas presiones, sabe que va a divertirse, y que no son las únicas oportunidades competitivas, y que si le va mal en un campeonato nacional, al otro fin de semana tiene una revancha", agrega Cruces.

Sin embargo, los resultados no sólo se ven en los que actualmente participan de la Liga, sino en aquellos que se muestran en niveles superiores. Desde 2009 surgieron Tomás Couzo (Premio PROMESA en judo 2016), Spizzo, Tovagliari, Matías Pilo, Miqueas Arce, Tomás Sosa (Premio PROMESA 2017), Santiago Morales.

"Es difícil nombrar a todos porque son muchos, y todos han tenido sus oportunidades de destacarse en campeonatos importantes. Este año han estado en campeonatos internacionales, mundiales, panamericanos, hemos tenido sudamericanos otros años, y donde todos han logrado podios. El efecto, si nos vamos para atrás, lo estamos viendo ya en las categorías Sub 18", reconoce Cruces. Y hay otro indicador: "cuando empezó la LIJI teníamos menos del 30 por ciento de participantes que tenemos hoy, o sea que, infiriendo, de acá a cinco años podríamos tener el triple de participantes y el triple de resultados. Esa es la visión".
Volver a Noticias de Judo Liji