Noticias

Enterate de todo lo que pasa.

PG TEAM: María José Almada y Maximiliano Sosa, cautivados en la Maratón de Chicago

PG TEAM: María José Almada y Maximiliano Sosa, cautivados en la Maratón de Chicago

Hace unos pocos años ni se les cruzaba por la cabeza correr distancias largas. Mucho menos pensar en armar un viaje a Chicago sólo para participar de una maratón. Pero el destino suele alinearse para que ocurran cosas inesperadas, y demostrar que uno puede ir más allá de una línea de llegada.

María José Almada, 41 años, nutricionista y con dos hijos, y Maximiliano Sosa, 42 años, médico, ambos integrantes del PG Team que dirige la PF Paula Giovannini, se anotaron en un sorteo para participar de la Maratón de Chicago de este año sin esperar ganarlo. Pero el destino suele ser caprichoso, y les deparó una sorpresa: fueron elegidos. Así que, con pocas maratones en sus piernas (una previa en Chile, en abril), se ganaron el derecho a participar en una de las Major que cautiva a nivel mundial. 

“En Chicago corrieron casi 50 mil personas, y terminaron 44 mil. Yo tarde 3h47m11s y quedé  7.501 en la general”, dice María José, quien parece estar rebobinando en su mente la experiencia vivida. “Había como 400 argentinos, llegué muy cansado, acalambrado, y terminé  4.187”, acota Maximiliano.

El entorno de una ciudad preparada y expectante de este evento les produjo sensaciones que trascienden el resultado.

“La sensación que tuve es que era una Elite, corría seguramente horrible pero la gente te recibe como si fueras la mejor del mundo. Te agradecen haber corrido en la ciudad. Cuando les decíamos que éramos argentinos la gente no creía que hubiésemos hecho tanta distancia para correr. Lo vivimos con todo, sentía que era la mejor corredora argentina que iba a representar a mi país, eso fue fabuloso”, confiesa María José.
  
“Lo bueno es que uno pueda disfrutar de la carrera. Si bien en la última milla me acalambré, pude lograrlo y lo volvería a hacer. La ciudad se viste diferente. Te acompaña en la previa, durante y el pos. Y correr la ciudad es preciosa, la ves distinto. Se siente mucho el trato que tiene la gente, la cordialidad, parece que te agradecen haber participado. Hay momentos en los que uno la siente físicamente, pero la mayor parte se disfruta mucho. La satisfacción es grande a nivel personal”, agrega Maximiliano.

NO HACE TANTO
Pero, ¿cuánto hace falta entrenar para llegar tan lejos? María José cuenta que “empecé a entrenar en el 2013 con Paula (Giovannini) desde cero. No hacía nada de actividad física, y ella pretendía que corriera 100 metros y sentía que me moría. De a poco me fui enganchando con esto. En 2014, en octubre, se hizo la primera maratón en apoyo al cáncer de mama y corrimos nuestros primeros 9 km”. Por su parte, Maximiliano no era tan inactivo, pero no imaginaba dedicarse a la actividad: “Siempre hice actividad física, pero nunca me había dedicado a correr. Nunca me interesó correr distancias largas sino sólo hacer actividad física, y no imaginamos correr más distancia ni más de una hora”.

Sorteados para ir a Chicago, “la preparación fue dura, fue un año intenso con dos maratones –asegura María José-. Empecé a prepararme en junio, fueron cuatro meses intensos de actividad. Paula (Giovannini, la PF) nos acompañó todo el tiempo, literalmente, nos orientaba con la recuperación, la alimentación. Paula hace todo muy personalizado y se encargaba que no se nos pasara ningún detalle”. 

“En algún lado escuché que lo difícil para estas maratones no es correrla, sino a preparación a conciencia. Para eso es clave que el equipo te apoye con el seguimiento. La recomendación es que no lo hagan por una carrera, sino incorporarlo como un modo de vida”, aporta Maxi.

QUEDAN CINCO
Ahora que cumplieron con su primer Major, quedaron atrapados en el sueño de correr las seis que se hacen en todo el mundo: Chicago ya está tachada, y ahora les queda Nueva York, Berlín, Boston, Londres… y Tokio.

“Correr las Majors es un sueño mío, me di cuenta que era lo que quería hacer. Y le dije: ‘hasta correr los 42 km de Nueva York no paro’. Es algo que tengo en espera, mi idea es correr las seis, ojalá podamos realizarlo. Lo más difícil es entrar a las carreras. Se ingresa por tiempo clasificatorio, que es difícil; la otra es por paquete turístico, pero tenés que salir atrás de la última ola con la gente que corre por onda; y la  tercera por sorteo. Por eso corrimos Chicago”, cuenta María José.

Tras esa experiencia, “el proyecto de volver a correr en el exterior está. El año que viene veremos de entrar a alguna de las Majors, y si no se puede hacer algo similar en el exterior”.

¿Y quién sabe? El destino tal vez los obligue a comprar pasajes a lugares inesperados.
Volver a Noticias de Maraton - Triatlón - Atletismo