ENTRENAMIENTO: Las claves para recuperar estado físico después de la pandemia (por Nicolás Cruces, entrenador físico)

Por Nicolás Cruces (*). Todos estamos esperando que la pandemia nos permita volver a hacer ejercicios o actividad física. La cuarentena nos llevó al encierro y al aislamiento, y la tan necesaria actividad física quedó guardada en el cajón junto con la indumentaria de gimnasia.

Pero ahora que podemos volver a los gimnasios debemos ser conscientes de que el retorno a los entrenamientos siempre es duro y hay que empezar despacio. Suele pasar que si se empieza muy de golpe, después de mucho tiempo de estar sedentarios, la persona se marea o se descompone porque no están en óptimas condiciones. Entonces hay que empezar muy despacito, hidratarse mucho y tener periodos de descanso entre sesión y sesión, y entre cada ejercicio.

El tiempo de recuperación dependerá de cómo haya sido la rutina del alumno antes de la pandemia, su situación y el tiempo de sedentarismo. Si es una persona que hacía habitualmente actividad física y estuvo sedentaria por la pandemia, en 10 ó 15 días podrá recuperarse; pero si ya era sedentaria y aumentó su sedentarismo con la pandemia, le va a costar más tiempo. De todos modos en 10 ó 15 días, entrenando correctamente, se puede alcanzar un buen nivel y un trabajo continuado.

Hay gente que, con ir dos o tres veces al gimnasio, logrará activarse y otros que necesitarán complementarlo. Siempre deberíamos tener una actividad física aeróbica liviana de unos 30 minutos todos los días, todos deberían tener un estímulo de ese tipo. Después hay otros estímulos que apuntan a la tonicidad muscular, a mejorar la fuerza, que tienen que ver con otros factores que no se puede hacer caminando. Pero si la persona camina 30 ó 40 minutos todos los días, es óptimo.

Por otra parte, los beneficios no serán sólo físicos. Una persona que normalmente realizaba actividad física está acostumbrada a la dosis de hormonas que genera el entrenamiento, y que inciden en el humor. Al no tener esas dosis, la falta de actividad física genera depresión. Claro que ni bien empiece a retomar la actividad, vuelve a tener esas sensaciones y recupera el ánimo. También implica un beneficio psicológico.

En unas pocas semanas se podrán ver los progresos. No se agitará tanto al hacer actividades cotidianas, y mejorará muchísimo el ánimo y las ganas de hacer cosas. Cuando uno empieza a entrenar, vuelve a sentirse bien, tiende a hacer más cosas, se levanta más temprano, rinde mejor durante todo el día, no se siente tan cansado, y se acuesta más tarde. Pero lo primero que se dan cuenta, es que se sienten mucho mejor.

(*) NICOLÁS CRUCES
* Profesor de Educación física
* Entrenador Judo de alto rendimiento
* Instructor de Musculación

Sede de CEDECO. Calle Suipacha 1933, barrio Pueyrredón (Córdoba, 5000). Contacto: (+54 9 351) 538-7522.


Volver a articulos de Calidad de Vida