MKT DEPORTIVO: La promoción, un “riesgo calculado” en el crecimiento sostenido de un emprendimiento

Por Fabián Sacarelli (*). Es un hecho que, para que un emprendimiento vinculado al deporte crezca, debe tener un delicado equilibrio. No se puede cobrar mucho más del valor que el mercado da a nuestro producto, los costos fijos no pueden tener la línea de flotación a la par de los ingresos (entonces no habría ganancia), y no se puede estimular con promoción el mercado cuando no se tiene capacidad de respuesta.

Son algunos de los conceptos lógicos que sirven para establecer los cimientos del crecimiento. Pero, ¿por qué hace falta crecer si así estoy bien? ¡Para estar todavía mejor! En un ámbito competitivo como en el que todo emprendimiento se mueve, quedarse quieto es ser absorbidos por la competencia y retroceder de los espacios ganados.

Por eso el primer objetivo es AVANZAR SIEMPRE.

Si pensáramos en un emprendimiento como una mesa, esta tendría tres patas igual de importantes: 

a) Una alta calidad técnica en lo que hacemos. En esto debemos capacitarnos y ser mejores y más ambiciosos cada día. Es el objetivo natural que le dio origen a todo.
b) Una buena administración. Un emprendimiento tiene costos fijos, ingresos, egresos y ganancias. Debe estar bien manejado porque se trata del beneficio que logramos.
c) Acciones de promoción y marketing. Para crecer debemos hacernos conocer, buscar nuevos mercados, seducir al público, y saber llegar para poner nuestro producto o servicio al alcance de la mano.

Una buena estrategia, resultante de la conjunción de los tres puntos, es lo que permitirá “vender” y por lo tanto hacer “crecer” el emprendimiento.

¿Cuáles de los tres puntos son los que sí o sí debe proyectar el dueño? Exacto, los 3. Pero, ¿cuáles puntos debe ejecutar sí o sí el emprendedor? Así es, el “a” y el “b”. ¿Por qué? Porque invertir tiempo en promocionar le quitará un tiempo valioso en lo más importante: seguir marcando diferencias con una alta calidad técnica en el producto que se ofrece. Zapatero a tus zapatos.

La promoción es una inversión, un elemento fundamental en el objetivo crecimiento, y dentro del presupuesto debe ser un “riesgo calculado”.

Ahora bien, las tres patas son fundamentales. ¿Se puede prescindir de alguna? No, porque entonces nos quedaríamos quietos y cederíamos terreno. Retrodeceríamos porque nuestra competencia avanza y nosotros no marcaríamos diferencia para competir.

Por esta razón es fundamental tener las tres patas. Pero como dijimos antes, debemos hacerlo como un “riesgo calculado”. Invertir en promoción sin caer en números en rojo. Saco beneficios y reinvierto en crecimiento. Si no tengo considerada la promoción y el marketing, DEBEMOS INCORPORARLO. Poco, mucho, o en nivel intermedio (será fruto de una negociación), el Marketing Comunicacional es una herramienta que debe estar en nuestro arsenal.

Para aquellos que pelean el día a día, no hay otro camino que apostar a mejorar, un progreso continuo. Y para mejorar, hay que hacer conocer las fortalezas de nuestro emprendimiento y seducir un mercado que no está cautivo para nadie. 

¿Cuánto invertir? Lo que marque nuestra economía y presupuesto, siempre manteniendo un equilibrio. Si hacemos crecer una pata más que la otra, la mesa se desbalancea y corremos el riesgo de no responder debidamente a los clientes. Esos son los números que dispongo para hacer crecer mi negocio, y con esos números negocio dónde apostaré al crecimiento.

(*) Fabián Sacarelli. Lic. en Comunicación. Director de Talento, Estrategias en Acción, empresa de Marketing Comunicacional especializada en deportes.
Contacto: (+54 9 351) 324-2370 - talentosports@gmail.com.


Volver a articulos de Marketing Deportivo