POLÉMICA: ¿El deporte es siempre salud? La palabra de los especialistas

De este lado, en muchos casos, se escucha a personas que aseguran haber encontrado una nueva vida corriendo maratones, o que pasaron de tener un gran sobrepeso a un peso relativamente razonable, corriendo cinco días a la semana en un plazo corto de tiempo. Incluso hay una recomendación constante de fomentar la práctica deportiva como la gran receta para solucionar problemas de salud.

Del otro, hay casos como el del futbolista Gabriel Batistuta, que cuando se retiró en 2005 no podía ni caminar. Pese a los dolores en sus tobillos exigió su físico hasta que no dio más. A los 50 años, tomó la drástica decisión de reemplazar su tobillo izquierdo por una prótesis para poder estar parado y caminar sin dolor.

Estos contrapuntos llevan a una pregunta: ¿el deporte siempre es salud?
Para el doctor Christian Lassen, médico en Club Atlético Talleres y docente en la cátedra de Semiología del Hospital Córdoba, “en La medicina deportiva, el deporte es salud dependiendo desde dónde lo veamos. Por lo general el deporte de elite, el deporte de exigencia, no es saludable –expresa-. Por lo que sabemos un deportista compite y entrena en medida excesiva, y por supuesto alcanza niveles superfisiológicos desde todo punto de vista, por lo tanto deja de ser saludable. Tengo pacientes que se preparan para una carrera de tres días, una maratón de 200 km; o un nadador que entrena a las 4 de la mañana, tres horas en un turno y dos en otro. Por eso en más de una oportunidad se da el síndrome de sobreentrenamiento. No estoy diciendo que el deporte sea malo, pero el deporte de alto rendimiento sobrepasa esa barrera de lo fisiológico en cuanto a lo saludable. No así el deporte recreacional, o el deporte competitivo pero con un control. Por supuesto que el deporte es beneficioso en la parte cardiovascular, respiratoria, la parte lúdica, social e incluso en la autoestima. A los beneficios del deporte los conocemos. Pero hay que tomar este tema con pinzas, y ver que de alguna manera el deporte también tiene sus riesgos”.

Desde la óptica de la Educación Física, Melisa Sacarelli señala que “el deporte no siempre es salud porque se buscan rendimientos que muy por encima de lo que el cuerpo resiste, entonces se lo lleva al extremo. Y por otro lado, no alcanza con lo que puede hacer el deportista por sí mismo, sino que se usan como suplementación u otro tipo de sustancias para lograr los resultados que hoy están de referencia para el alto nivel. En los Juegos Olímpicos de hace no muchos años atrás, los rendimientos están muy por debajo a lo que se logran hoy”. Y desde otra perspectiva, “tampoco es salud garantizada para los niños, porque se los manda a hacer deportes unas horas al día, pero eso no indica que no sea sedentario al estar 10 horas sentado en la computadora o frente al televisor. Y finalmente no siempre se hacen ejercicios correctivos para la postura por estar sentado, o para cuidar la salud en general, sino que se entrena solamente lo inherente a la práctica deportiva”.

Por su parte, la psicóloga Sol Rotondo brinda su perspectiva profesional. “Para la psicología, el sólo hecho de hacer deporte no garantiza que se puedan obtener los beneficios para la salud física y psicológica que puede proporcionar su práctica. En este punto, resulta muy importante llevarlo adelante con planes adecuados y con profesionales preparados en la materia”. Y agrega: “Teniendo en cuenta la Psicología deportiva, podemos decir que si la actividad resulta estresante o frustrante para la persona que la realiza, no sólo podría perder la posibilidad de obtener los beneficios sino que corre el riesgo de que se generen problemas en su autoconfianza y/o autoestima además del abandono de la actividad. Se trata de una herramienta, y como tal para ser eficaz debe usarse de manera adecuada y contemplando las particularidades de cada deportista”. 

El ortopedista y traumatólogo, Miguel Ángel Luján, pone el acento en los niños: "El deporte en el niño debería significar una actividad divertida, y no un sacrificio duro y doloroso, ya que las exigencias desmedidas en la práctica deportiva, parece ser una de las causas principales de lesiones en los niños. Cuando los pequeños deportistas no están sometidos a reglas rígidas, permitiéndoles jugar de acuerdo a sus propias posibilidades físicas, de variar de una actividad a otra de acuerdo a su costumbre y a su tolerancia física, el riesgo de lesiones disminuye.
El niño deja de jugar cuando está cansado, por lo que exigirlo significa un gran riesgo para que se lesione". Y aclara que "las causas frecuente de consulta, sobre todo al inicio de la temporada, son debidas a lesiones esqueléticas por abuso: las apofisitis (rodilla, talón, pies, etc.), las fracturas avulsivas, y las fracturas por estrés, son ejemplos de ellas".

En tanto, Clyde Beltrán, coach, ex deportista (y madre de dos exdeportistas internacionales), advierte que “el deporte puede dejar de ser beneficioso cuando se realiza en exceso. Especialistas sitúan los límites del ejercicio saludable entre 1,7 y 2,3 horas al día de actividad física moderada, o alrededor de una hora de actividad física intensa. Pero si superamos estos límites, podemos enfrentarnos a graves problemas a medio y largo plazo. Por su parte, los deportistas profesionales requieren dietas y suplementos compensatorios”.

Exagerar trae problemas, advierte el profesor Ingo Froböse, de la Escuela Superior de Deportes de Alemania"Lo importante es tener la medida de lo que es saludable: o sea, no más de 30 minutos de actividadad moderada cinco veces a la semana. Yo desearía que las personas volvieran a hacer un poco de gimnasia, cinco o diez minutos en la casa, con la ventana abierta, para recargar oxígeno y luz, así como fortalecer los músculos". Por eso recomienda: "Nuestra musculatura tiene que esforzarse muy poco diariamente. Así que haríamos muy bien a nuestro corazón y nuestra circulación, a nuestro sistema inmunológico, si entrenáramos nuestra resistencia, por ejemplo, en forma de un paseo nocturno con nuestra pareja o con amigos. Esa es actividad física suficiente para la mayoría. Para los más entrenados no, pero para el 75 porciento de las personas es la recomendación correcta: moverse moderada y agradablemente, sin gran esfuerzo o sudor sobre la frente".


Volver a articulos de Calidad de Vida