BERNARDO "EL CUCHI" COS: "Para lo único que fui un crack, fue para comprarle una casa a mi familia" (Premio TALENTO 2019 - fútbol)

Fue parte de los años románticos del fútbol. De los chicos jugando en la calle con pelota de trapo, de noche y sólo bajo la luz de la luna. Eran los tiempos en que el único “tronco” que jugaba era el dueño de la pelota. Bernardo Patricio “el Cuchi” Cos aprendió en los potreros cordobeses y en los torneos de baby fútbol en canchas de mosaico, y terminó dando una vuelta olímpica en el Camp Nou al lado de Johan Cruyff, “el Cholo” Sotil, Johan Neeskens entre otros grandes del fútbol mundial. 

Por eso, “el Cuchi” Cos recibió el pasado mes de noviembre el Premio TALENTO 2019, una distinción que otorga TALENTO SPORTS y que reconoce a los grandes deportistas con méritos para entrar al Salón de la Fama del deporte cordobés.

Su historia no arranca en Barcelona, sino en los descampados del barrio Cabo Farina. De chiquito se levantaba casi a la madrugada para tomar dos colectivos para estar a las 8 de la mañana en San Vicente, donde se disputaban los torneos. Es el mayor de 7 hermanos, así que trabajó desde los 13 para ayudar a su papá. Todo lo que cobraba, claro, iba para la casa ni una moneda se quedaba en el bolsillo. 

“Éramos pobres, no tan pobres, pero humildes. Éramos siete hermanos pero nunca nos faltó nada. Había que ayudar a mi viejo. Yo era el mayor y todo lo que cobraba iba para la casa. Se lo daba a él”, dice con orgullo. “Después nos mudamos a Cabo Farina, había pocas casas y estábamos todos los días con la pelota. Nos juntábamos hasta la noche, y de noche jugábamos con una pelota de trapo a la luz de la luna, a oscuras. En ese tiempo, los años 50, el que tenía un fútbol, tenía plata”, recuerda mientras suelta una carcajada.

Debutó en la Primera del San Lorenzo cordobés, de 1965 a 1969; y luego vino Estudiantes de Río Cuarto en el torneo Imbo. Jugaba de 7, de 9, de 11, y era goleador. Rápido y habilidoso, aprendió a gambetear los “hachazos” de los defensores rústicos, pero su salto a la gran vidriera la dio al integrar una delantera inolvidable en Belgrano con “Milonguita” Heredia y “Bocadito” Quiroga, que brilló en el Nacional del 71. 

“¡Qué épocas!! No hay más de esos jugadores. La Primera B era más fuerte, otro fútbol, más duro. ¡Había que jugar con Alas Argentinas o Argentino Central! ¡mama mía! La 'U' tenía un cuadrazo, o enfrentar a Peñarol en el trampero, o a Racing, todos tenían cinco o seis jugadores de primera”, destaca Cos.

“En Belgrano empecé de wing derecho”, recuerda “el Cuchi”, que en el Celeste compartió delantera con Heredia, Syeyyguil, Cos, Laciar o Quiroga y Reinaldi, y se llevó el título en el ’71 y el ‘72.
Tan inolvidable fue, que ese gran detector de talentos que fue Bernardo Griffa, lo recomendó al Barcelona español. Hizo el bolso y se fue. Se consagró campeón junto al gran Johan Cruyff, para ser el primer argentino en festejar un título con el Barsa en España. Con el blaugrana jugó por toda Europa, y el propio Cruyff lo pedía en el equipo. 

“¡Cuando vimos el estadio del Barsa! En ese tiempo no llevaban jugadores, fuimos los primeros. Abrimos el camino para que vayan ahora”, remarca.

Cos pone a Cruyff por encima de Messi y Maradona: “Entrenaba primero que nadie. Como persona, como jugador, era el mejor. Lástima el pucho, jugábamos por la Liga y en el entretiempo se ponía a fumar, pero corría más que nosotros”. Cos era suplente del gran Johan, por eso no tuvo muchas chances de ser titular. Esa delantera estaba integrada por Rexach, Neeskens, Cruyff, Sotil y Marcial. “Cuando estaba Johan hacía banco, yo entraba por él. Ganamos todos los partidos. Jugamos juntos algunos, cuando me ponían de wing derecho”. 

¿Te sentiste alguna vez un crack? “No, para lo único que era un crack era para comprarle una casa a mi familia, a mis viejos, mis hermanos. Yo pensaba en eso. Y actualmente los ayudo. Nunca me sentí crack en la cancha”.

Estando en el Barsa recibió el contacto de Amadeo Nuccetelli para venir a Talleres pero los catalanes no lo dejaron. Tras unos años en el Burgos, regresó para cerrar su carrera en el celeste de Alberdi. Él no lo acepta, pero fue un crack que jugó al lado de los mejores, de esos que uno pagaba la entrada para ver jugar. Y aún hoy, en algún bar, en la cancha, o en algún poster de los 70, lo tienen dibujando gambetas en la memoria.

BERNARDO PATRICIO COS, EN SÍNTESIS

-Nació el 31 de marzo de 1949, en Córdoba
Surgió en San Lorenzo de Córdoba, debutando en 1966
-Integró una delantera inolvidable con Belgrano con “Milonguita” Heredia y “Bocadito” Quiroga en 1970
-Fue campeón con Belgrano en 1971 y 1972
-Emigró a España donde fue el primer argentino en consagrarse campeón con el Barcelona, en la Liga de 1973-1974, y también dos Copas Gamper
-Fue campeón jugando al lado de Johan Cruyff, “el Cholo” Sotil y Johan Neeskens
-También fue campeón con el Burgos español en 1979-1980


Volver a articulos de PERFILES