MARKETING Y COMUNICACIÓN: Cuando pensás en comunicar, estás listo para crecer

Por Fabián Sacarelli (*). En los años que me ha tocado desempeñarme en el ámbito del deporte y la comunicación, la tendencia a abrirle un espacio a este último aspecto ha ido creciendo.

De aquellos dirigentes que “entregaban” la comunicación institucional a los medios masivos de comunicación, y que quedaban sometidos a la buena voluntad o criterio de los periodistas, fueron comprendiendo que los contenidos que se difunden sobre lo institucional deben ser controlados.

En los últimos tiempos, la comunicación en instituciones deportivas ha tomado los conceptos del marketing y es empleada para objetivos como fidelización, captación, desarrollo de comunidades y cuidado de imagen. Es que la comunicación no sólo sirve para informar al público de los resultados, sino para establecer la base para la búsqueda de esponsores o para mostrar logros que permitan acceder a un reconocimiento de instituciones estatales.

Por otra parte, aquel que invierte en comunicación saca una gran ventaja en un sector (el deporte) que aún no ha adoptado la comunicación como una herramienta. En síntesis, unos muestran sus fortalezas y capacidad de trabajo, y otros no.

De ahí que la comunicación estratégica es un factor clave en el desarrollo y crecimiento de cualquier emprendimiento, sea de una Federación, un club, escuela o deportista. ¿Cómo podemos sino hacer conocer las virtudes de nuestro emprendimiento o proyecto? ¿Cómo demostramos que tenemos el conocimiento para hacer bien nuestro trabajo? ¿Cómo hacemos para poner la lupa en los aspectos que queremos desarrollar?

Dejar librada la imagen institucional a factores o personas que no responden a los intereses del proyecto, es un riesgo que puede afectar negativamente en el posicionamiento en el medio en el que nos desempeñamos.

Es por eso que, cuando encuentro un dirigente, entrenador o deportista, dispuesto a desarrollar su imagen a partir de la comunicación, es que ha entendido que esta es una parte vital del crecimiento.

La comunicación estratégica permite que se haga conocer lo que quiere hacer conocer, poniendo el acento en sus objetivos como parte de las metas generales. Por otro lado, se construye la imagen que se pretende y van registrándose los hechos que después pueden ser reutilizados a la hora de apelar a los esponsores. 

Claro que para esto son necesarios los “hechos comunicables”, que debe generar el propio proyecto o entidad, y cuya dimensión es la que justificará el alcance que tendrá.

La comunicación estratégica exige justamente eso, estrategia, y las respuestas no siempre están en las redes. La redacción, los contenidos, las fotos, los conceptos, el momento, los canales, son todas decisiones que juegan a la hora de causar efecto con un estímulo comunicacional.

Hace unos años, el dueño de un club le respondió a un encargado deportivo de su institución una pregunta habitual: 
-¿Para qué comunicar si así estamos bien?
Y le respondió: -Para estar todavía mejor.

(*) Comunicador social. Periodista especializado en Deportes.
Contacto: fsacarelli@gmail.com 
Móvil: (+54 351) 324-2370


Volver a articulos de Marketing Deportivo