KARATE: 10 razones para llevar a tu hijo a practicarlo

Existen múltiples beneficios del kárate para niños. ¿Y cómo no? El hecho de practicar un deporte siempre resultará beneficioso para los niños. Dentro de este amplio espectro, el Karate Do destaca porque promueve actitudes positivas.

Nacida en Japón, se trata de una de las prácticas de artes marciales más antiguas del mundo. Son muchos los beneficios del karate para niños, desde disciplina y valores hasta desarrollar la autoconfianza, la tolerancia, la paciencia y la responsabilidad. 

Las artes marciales han demostrado ser eficaces en la ayuda a reforzar el físico y la mente de las personas. En este sentido, el karate para niños es una buena opción para su desarrollo integral.

Una práctica milenaria

El karate es una de las disciplinas más antiguas del mundo. Sus técnicas se basan en el Bushido, un código de ética, cuyos principios están asentados en la lealtad y el honor.

En su concepto, karate significa literalmente “manos vacías”. Este nombre se deriva del hecho de que esta disciplina no utiliza ningún tipo de arma para defenderse.

Son muchos los beneficios del karate para niños. Para comenzar, se trata de una actividad milenaria que les permitirá desarrollar técnicas efectivas de autodefensa.

Pero más allá de ello, son múltiples los beneficios que los niños tendrán, tanto desde la perspectiva física como psicológica.

Beneficios del karate para niños

1. Defensa personal
El karate es una de las herramientas más valiosas que cualquier padre puede entregarle a su hijo. Son muchas las razones que justifican esta elección, pero sin lugar a dudas, la autodefensa es uno de sus principales atractivos.

En un mundo cada vez más complicado y peligroso, un niño que sepa defenderse puede marcar una diferencia importante al momento negado de un hecho violento.

2. Autoestima
Uno de los principales beneficios del karate para niños es el desarrollo y fortalecimiento de una autoestima saludable.

Este principio, de hecho, se aplica para la mayoría de las artes marciales. Está comprobado que las personas que practican este deporte son más seguras de sí mismas.

El desarrollo de una autoestima saludable viene dado no solo de las técnicas adecuadas de autodefensa, sino también del fortalecimiento de otros factores, tales como la disciplina.

La disciplina, ética, honor y lealtad son claves en esta práctica. Por lo tanto, el desarrollo del individuo que lo practica es completamente integral.

3. Energía y concentración
Las actividades deportivas como el karate están principalmente recomendadas para niños con problemas de ira y atención. Esta práctica permitirá que el niño aprenda a controlar sus emociones, libere su energía y se concentre al máximo en la actividad que realiza.

4. Mayor coordinación
Muchos de los ejercicios y movimientos que se practican en el karate son beneficiosos para la postura y el equilibrio del niño. De esta forma, esta práctica es capaz de estimular la coordinación y el equilibrio del niño.

5. Mejora la salud
Muchos especialistas recomiendan la práctica de karate como complemento de tratamientos respiratorios y cardiológicos. Está comprobado que el karate ayuda a controlar la respiración, así como también el ritmo cardíaco.

6. Favorable para diversos trastornos
Como hemos visto anteriormente, el karate resulta beneficioso en muchos aspectos, incluyendo como tratamiento complementario para diversos trastornos.

Está comprobado que esta disciplina en grupo es efectiva para niños que sufren de déficit de atención, así como también de autismo.

De igual manera, el karate es eficaz para ayudar a los niños a superar problemas de ansiedad. Estos problemas generalmente vienen dados por acoso escolar.

Con la práctica de este deporte, el niño aprenderá a sentirse seguro y como consecuencia no permitirá que los demás abusen de él.

7. Ser más pacífico
Puede parecer un poco contradictorio, pero practicar artes marciales le facilita al niño evitar situaciones que puedan volverse violentas. Es decir, aprenderá a defenderse si así lo necesita, pero también sabrá evitar la búsqueda del conflicto.

Por ejemplo, si se presenta alguna situación de acoso en la escuela, el niño tratará de solventarla sin necesidad de llegar a la violencia; recordemos los casos de bullying o de acoso escolar.

8. Autocontrol
El autocontrol constituye otro de los grandes beneficios de esta disciplina. La disciplina y concentración impartida en clase le será de gran ayuda para enfrentarse a diversas situaciones a lo largo de su vida.

El niño desarrollará su paciencia al máximo y siempre tratará de evitar situaciones de conflicto. El autocontrol es clave en la práctica de este arte marcial.

Talento Sports desea agregar dos razones más, que se vinculan más con el karate tradicional.

9. Una filosofía de vida
La filosofía oriental está intrínseca en el karate. Ser correcto, respetuoso de la autoridad y la sabiduría, disciplinado, son condiciones para no ser sólo un practicante de karate, sino todo un karateca. Es una filosofía que se aplica en todos los órdenes de la vida.

10. Sentido de pertenencia
La estructura de escuelas de karate de estilos diferentes, provocan una identificación en todos los karatecas. Resulta difícil dejar un estilo cuando se ha adoptado el dojo como un espacio propio. Y no por cuestiones técnicas, sino por lealtad a un grupo que comparte valores en común.

Sin duda alguna, está entre las mejores herramientas que un padre puede proveer a un hijo para el óptimo desarrollo del mismo.

DÓNDE PRACTICAR EN CÓRDOBA
Goju Ryu Seigokan. Dojo Argentina. Ayacucho 88, Centro. Córdoba (Capital), Argentina. Sensei: Carlos Marcos Gigena. Contacto: (351) 678-9532.

Shito Ryu Genbu kai. Club Municipalidad de Córdoba. Calle Avellaneda 2751, barrio Alta Córdoba. Córdoba (Capital), Argentina. Sensei: Ramona Martínez. Contacto: (351) 313-3879.


Volver a articulos de Entrenamiento