SOLEDAD GARCÍA: “Sigo jugando al hockey porque no me puedo separar de lo que amo”

Fue integrante de Las Leonas, con la que ganó el Campeonato Mundial de Perth 2002 y Rosario 2010, la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000 y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008, entre otros logros. Fue dos veces la Mejor Jugadora Joven del Mundo en 2002 y 2004. Pero eso no es suficiente para definir a Soledad García. Con actitud defendió los colores de la selección argentina, con compromiso estuvo siempre que fue llamada, y con superación permanente llegó a ser una de las mejores del mundo en una época dorada del hockey nacional. 

“Estoy viviendo en San Luis hace cuatro años, decisión matrimonial y profesional por otros proyectos. Me cambio la vida totalmente, dejé de jugar profesionalmente en Holanda en 2013, me fui a vivir a San Luis y a la semana ya tenía trabajo sin buscarlo. Estoy hoy coordinando el club Gepu, con nuevos proyectos y oportunidades, viviendo otro rol al de jugadora, pero que me gusta mucho”, reconoció La Sole en La Noche de los Deportistas, cuando recibió su Premio TALENTO 2017.

“Soy una privilegiada porque sigo haciendo lo que me gusta, lo disfruto mucho. Y sigo jugando al hockey porque no  me puedo separar de lo que amo”, agregó.

Una de las anécdotas que más representan su condición de jugadora extraordinaria, fue la final del Mundial Junior de 2001, que jugó con los ligamentos rotos.

“Fue terrible. Empecé a entrenar con el seleccionado Junior (Sub 21), al tiempo juego mi primer Mundial muy chiquita con 16 años, y al poco tiempo empecé con el seleccionado mayor que en ese tiempo todavía no eran las Leonas. En el 2001 entrenaba doble turno con los dos seleccionados y tuve una molestia en la rodilla derecha que era el tendón rotuliano. El médico le dice a Cacho Vigil, el entrenador, ‘parala un poco porque se va a lesionar’. Dicho y hecho: me llevo a un torneo y faltando 7min en la final frente a Estados Unidos en la Copa América en Jamaica, me rompí. Eran los ligamentos cruzados. Eso fue en marzo de 2001 y en mayo tenía el Mundial junior en Buenos Aires”, recuerda. 

Y continua: “Era todo porque era más grande, había jugado un Juego Olímpico, una Champions Trophy, era la capitana, era muy referente de ese equipo. Y la verdad es que fueron los peores días de mi vida. Hablamos con Cacho porque no quería perderme el Mundial. No sabía si podría jugar, pero quería estar con las chicas. Cacho me dijo: ‘si no te rompes más, lo vemos’. No me podía romper más, y si era menisco me iba a poder operar. Y terminé jugando los últimos tres partidos. Jugué al borde del área parada, empecé a desarrollar otras técnicas y hacer otras cosas sin usar la rodilla derecha. Pero la verdad es que lo disfruté, estuve presente. Perdimos la final pero lo volvería a hacer mil veces”, reflexionó.

Soledad García, múltiple campeona con las Leonas, delantera excepcional, habilidosa, goleadora, contó la alegría más grande de su paso por el hockey: “Sería muy injusta si elijo uno solo, pero creo que el Mundial de Rosario fue el broche de oro en mi carrera”.

Finalmente reconoció los valores que distingue el Premio TALENTO, la ex Leona dijo: “Quiero agradecer por tenerme en cuenta para este premio, significa mucho después de ser una jugadora retirada profesionalmente. Esta distinción realza los valores por los que hemos llegado a la elite del deporte mundial, y que seguimos inculcando y tratando de vivir en el día a día, eso me llena de orgullo. Espero que como galardonados en el Talento podamos dar un buen ejemplo a los más chicos, y que ellos sean los premiados en un futuro”.


Volver a articulos de PERFILES