CALIDAD DE VIDA: La integración plena, más allá del deporte

Hay instituciones que enseñan deporte adaptado, y otras que, apelando al deporte, realizan una integración de la persona con discapacidad en el sentido amplio del término.

Hace unos meses, el Centro Integral de Natación (CIN), que dirige Silvia Vélez Funes, incorporó la inserción laboral como otro aspecto de su trabajo, que en un principio comenzó con clases de natación.

Un centro de ventas de plantas y cactus, ubicado en pleno centro de la capital cordobesa (27 de Abril y Ayacucho), es el espacio en que los chicos con discapacidad generan sus propios recursos, que después reinvierten en la participación de diferentes competencias de natación.

En este puesto de ventas no sólo logran desarrollar otro aspecto de su independencia, sino que se relacionan con gente conocida o no, y aprenden a compartir con sus pares en una actividad con cierta complejidad que implica la venta: cobrar, dar vuelto, entregar el producto, aprender a ofrecerlo, son algunos aspectos que se incorporan a su conocimiento.

De esta manera, se confirma que integrar no se trata de tratarlos como diferentes, sino justamente darles la oportunidad de crecer sin hacer diferencias. Y ellos se ganan ese respeto diariamente en la Plaza Italia del centro de Córdoba.


Volver a articulos de Calidad de Vida