LEANDRO “LELI” BAGNARELLI: En el Cabalén, a corazón abierto

Hace un año, el destino le puso una prueba de fuego a Leandro “Leli” Bagnarelli. Un grave accidente en el autódromo Cabalén, mientras se disputaba una fecha del Campeonato Argentino de Velocidad, afectó su columna y el pronóstico fue incierto.

Pero su férrea voluntad, junto con la labor de los médicos y el enorme apoyo del Ale Cento Racing y otros amigos, “Leli” salió adelante. Este finde, un año después, estará nuevamente en Alta Gracia (fecha doble del Superbike Argentino), colaborando con el equipo, y no sólo caminando, sino con algunos kilómetros encima sobre la moto, su gran pasión.

Lo que sigue, son los sentimientos del propio Bagnarelli.

De nuevo en dos ruedas. “La sensación fue algo increíble, haber vuelto a subirme a una moto después de todo lo que pasé, y de varios meses de rehabilitación, cuando no sabía si realmente iba a poder subirme de nuevo, fue increíble. La primera oportunidad fue en marzo pero se me hacía muy complicado andar”.

“Luego fui hace dos meses atrás donde me encontré mucho mejor y volví muy contento. De todas formas me siguen costando varias cosas, voy a tener que mejorar para poder andar un poco más rápido. En este tiempo en San Francisco estuvimos entrenando, ya trabajamos los detalles que más me costaban sobre la moto, y fuimos el fin de semana pasado a entrenar en los giros libres con Ale (Cento) y la verdad me volví muy muy contento. Me costaba raspar la rodilla en el piso, y eso fue un logro que pudimos recuperar. Tuve la oportunidad de acelerar ya que era una de las motos que corre en stock, de Mati Amarfil. No esperaba encontrarme en esa situación, el cuerpo respondió muy bien. Dimos un gran paso y hay que seguir de esta manera”.

Vuelta de página. “Fue un desafío superado. Todo dependía de mí, si quería salir adelante tenía que dar todo. Sabía que iba  a ser complicado, incluso todavía no he podido recuperarme del todo. Pero me voy recuperando y siempre teniendo en la mente subirme a la moto nuevamente. Mi cabeza siempre fue muy positiva, pensando en mi regreso, en mi recuperación. Eso me jugó mucho a favor. Todo ese entrenamiento y esfuerzo dieron sus frutos. Hoy estoy nuevamente arriba de la moto”. 

Secuelas. “Trabajamos en eso, viene todo directamente del sistema nervioso. Tengo la pierna izquierda que la muevo normalmente pero no tengo sensibilidad, y la derecha lesionada tengo sensibilidad pero no tengo la movilidad normal. Seguramente alguna secuela quedará,  trabajamos en eso y ojalá que sea mínima”.

De nuevo a la pista. “La idea de volver a competir sería el próximo año. Depende de mi pierna derecha, como responde en la moto. Viene muy bien. Hay que entrenar mucho con la moto, depende de la rehabilitación pero también de la falta de ritmo sobre la moto. La última vez me encontré muy bien y tomé la decisión de ir a entrenar más seguido,  y hacer una pretemporada. Todo depende de la pierna porque el resto del cuerpo responde muy bien. Si logro llegar al ciento por ciento antes del próximo campeonato, tomaremos la decisión. Pero la idea es correr en 2018”.

El Ale Cento Racing. “Es el mejor equipo que tuve en toda mi carrera, que dio todo por mí, que confió en mí, me dio la mejor moto, y con él pude lograr el campeonato 2015. Es un gran grupo humano y fuera de la competencia tenemos una gran relación entre nosotros. En lo humano, Ale (Cento) es una excelente persona. Confió en mí, me apoyó siempre, estuvo a mi lado buscando esponsores para que pueda seguir corriendo. Y en el accidente estuvo a mi lado en todo momento, dándome fuerzas. Son una familia de un corazón enorme. Vamos a estar siempre agradecidos”.

El “Leli” de hoy. “Poder estar arriba nuevamente de una moto de carrera, para mí fue un objetivo más que cumplido. Poder sentir la adrenalina no se compara con nada. Hacer lo que tanto me gusta y tener la oportunidad de volver a hacerlo… se disfruta el doble. Me volví más que feliz, muy feliz. Por mí, por mis viejos, por mis amigos, mi novia. Evolucioné muy mucho. Hay que darle tiempo, todo llegará en su momento, no quiero desesperarme. Quiero recuperarme lo mejor posible. Si no compito el año que viene será el próximo, pero lo más importante es recuperarme del todo”.


Volver a articulos de PERFILES