CALIDAD DE VIDA: Qué es el yoga (por María Inés García, yogacharini)

“El yoga es calidad de vida. Hay diferentes técnicas con las cuales se trabajan los cuerpos: físico, mental, emocional, y espiritual. El objetivo es llegar a un estado de paz y tranquilidad, pero para eso tenés que pasar por un ‘estado de guerra; luchar con un mismo. El yoga no es paz y amor, que es lo que dicen los que no tienen mucha idea. Uno debe estar preparado y aprender técnicas que funcione en el caos de la sociedad. El yoga es la vida misma”.

Con esas palabras, María Inés García, empieza su descripción de una disciplina que conduce a mejorar la calidad de vida. María Inés es yogacharini, Maestra en Yoga, el grado más alto de formación en esta disciplina y única reconocida con este grado en Córdoba. Es la responsable de dictar cursos de formación de instructores, profesores, especialistas en yoga, Zen Shiatsú (masaje japonés) y Reiki, para los futuros profesionales.

Los fundamentos
María Inés pertenece a la Escuela de Yoga Integral desde 1988, una escuela moderna, social, urbana. Ella es pionera en la enseñanza del Yoga en la Provincia de Córdoba.  Acota que “el Yoga hace hincapié en la espiritualidad pero deja de lado toda postura religiosa. Se enseñan técnicas psicofísicas, mentales, espirituales y la importancia del Yoga para la vida, pues el yoga apunta a una mejor calidad de vida”. Insiste en que el ser humano debe tomar conciencia de su realidad, lo que le está pasando, y de ahí volcarlo a lo que siente, ser coherente con lo que siente, piensa, lo que hace y cómo lo vive, que es lo más difícil. “Todo el mundo busca trascender pero no sabe cómo. El desafío es hacer Yoga en un mundo convulsionado como el que vivimos. Somos seres sociales y convivimos en el caos social”.

Para esto hay técnicas específicas para lograrlo.

-¿Cuál es el aporte del yoga a la gente?. “Brindarle técnicas sicofísicas, mentales y emocionales para lograr la tranquilidad y paz espiritual. Cuando el alumno toma conciencia de su estado real, de lo que siente, y como vive, encuentra o logra esa tranquilidad. Los cuatro deseos del Buda dicen: haz realidad el deseo sexual, el de alimentación, el deseo de felicidad y el deseo de poder. Y eso se hace en el mundo terrenal. Hay que llegar a ese estado de paz interior, que todo ser humano busca. Lo que primero tiene que preguntársele al alumno es ¿Qué te está pasando? ¿Por qué llegas al Yoga? Muchos te dicen quiero encontrarme. No tenés que transformarte en otra persona para practicar Yoga, debes ser esencialmente quien sos”.

-¿Cuáles son las principales causas por las que se viene a Yoga?
-Generalmente por estrés, porque los médicos aconsejan, por una búsqueda de estar mejor, etc; las edades son variables, de 25 años hasta 80 años y más.

-¿Y qué le aporta a un deportista?
-El deportista no lo tiene como una opción porque no conoce qué es. El Yoga puede aportar seguridad, lo ordena, le da voluntad de trabajo, disciplina, lo armoniza a nivel emocional. Eso lo hace sentirse más seguro para responder en su actividad.

El trabajo del yoga apunta a lo físico, emocional, mental y lo espiritual. Te da la tranquilidad de hacer las cosas bien y no entrar en el estado de inseguridad. Te ordena, para pensar lo que hay que hacer y ejecutarlo. Y al estar emocionalmente armonizado, estar complementando lo físico con el trabajo de fuerza, equilibrio y flexibilidad, cada movimiento trabajado con una respiración dirigida, se puede responder en todos los planos: físico, emocional, mental, de una manera equilibrada.

-El estrés de la competencia puede controlarse?.
-Si claro, se controla, con la respiración dirigida correctamente. Vos podes cambiar el estado de ánimo sólo con la respiración y calmarte. El estado de estrés disminuye la potencia y rendimientos deportivos. Entonces a un deportista nervioso frente a una competencia exigente, se le indica cual es la respiración correcta en ese momento y se tranquiliza automáticamente para poder concentrarse positivamente en la consecución de cualquier logro.

(#) Para ser Yogacharini, María Inés García tuvo que pasar por las siguientes titulaciones: Instructora Practicante, Instructora Docente, Profesora de Yoga, Profesora Formadora, y finalmente la formación como Maestra (Yogacharini). Además es maestra de grado, maestra de jardín de infantes y Judoca.



Volver a articulos de Calidad de Vida