PABLO RODRÍGUEZ: El empresario que crece bajo los principios del golf

Su oficina no tiene lujos ni decoraciones llamativas. Sí es amplia, cómoda, apacible y accesible para el personal que trabaja a la par. El espacio de Pablo Rodríguez, propietario de la empresa de transporte El Práctico, es su reflejo. Nacido en La Plata, a los 48 años es la tercera generación de una empresa familiar que sigue expandiéndose a partir de principios tradicionales que en mucho se emparentan con el golf, su deporte preferido que practica desde los 10 años y que asegura, contribuyó en su formación.

“El golf tiene muchas cualidades que hacen que uno se fortalezca mucho para hacer no solo golf sino cosas en la vida. Creo que si uno parte de la base que en esta actividad uno es su propio juez, quiere decir que en la vida uno sabe por dónde debe andar y por dónde no. Y después las dificultades que presenta el deporte nuestro, y la resolución de esas dificultades, que siempre son decisiones solitarias y con cierto tiempo para analizarlas, pero son las decisiones de uno y los resultados de uno, hacen que ese sentido de cosas se puedan volcar después a la actividad empresaria”, explica.

-¿Sos golfista o jugador de golf?
-Me considero un golfista. No tengo la autoridad suficiente para definir un golfista, pero me considero uno, soy de las personas que se mueven en la vida con los principios del golf.

-¿Y cuáles son esos principios?
-Tienen que ver con las normas y las reglas que hacen a una persona digna, honorable, y a un caballero en la vida.

-¿Cuándo empezaste a ser empresario?
-La actividad nuestra es una actividad familiar. Soy la tercera generación y nunca nos obligaron a seguir con esto, pero sí cuando terminamos de estudiar nos dieron a elegir y algunos de mis hermanos elegimos hacer esto porque lo vivimos desde chicos y nos gusta. Toda esa vocación que hubo, más las actividades que uno desarrollaba, las aplico a esto, y la verdad es que nos ha ido muy bien manteniendo estos principios.

-¿El temperamento en la cancha es el mismo que tenés como empresario?
-Obvio que el temperamento tiene mucho que ver, y cada uno tiene lo suyo. Pero incluso el golf permite darte cuenta que uno tiene el tiempo para analizar, con lo cual la reacción descontrolada nunca es buena. Tranquilamente uno puede enojarse en el momento y de inmediato tiene que seguir para adelante porque el próximo golpe está por venir, y si uno está enojado seguramente las decisiones que va a tomar no son las mejores.

-Y en la empresa igual.
-Totalmente, reaccionar sin pensar no es bueno para nada.

-Tu empresa apoya a través de Talento Sports a algunos deportistas, ¿qué tanto valor le das al deporte?
-El deporte es fundamental para la vida, para el cuerpo, para la cabeza, y para la vida de uno, y para una sociedad mejor. Las personas que son deportistas tienen otro tipo de visión, de claridad, y por ende toman mejores decisiones en la vida. Es muy importante eso.

-A ese concepto, ¿lo transferís a quienes trabajan en tu empresa?
-Siempre. Si bien internamente no hemos desarrollado políticas que tienen que ver con eso, sí es parte de nuestra diaria internamente. No tenemos actividades internas porque hay diferentes exigencias para eso, pero si es un tema importante. Inclusive lo incentivamos.

-Si el deporte forma y da códigos, ¿cómo convivís con gente con diferentes códigos?
-Nuestra sociedad es futbolera y todos convivimos con esos códigos. Pero incluso dentro del golf hay diferentes filosofías y tendencias. Siempre trato de aprender de eso. Toda persona o actividad te puede dar algo. A mí me gusta escuchar, comparar, hablar. Y siempre sacas algo bueno.

Empresario, jugador y dirigente de la Federación de Golf de la Provincia de Córdoba, destaca que el golf le dio tres valores fundamentales: "Honestidad, mucha honestidad intelectual sobre todo; mucha perseverancia; y mucha disciplina".

-¿El golf representa a personas de perfil solitario?
-Es individual, pero no es solitario. El golf genera mucha camaradería entre los compañeros de golf. No es un deporte grupal que tiene otras características y cualidades, pero entiendo que tanto en lo profesional o en lo empresario, como en lo golfístico y dirigencial, creo que una de las buenas cosas que hemos armado son los equipos de trabajo. Tengo el convencimiento que hemos permitido consolidar, armar relaciones que nos permiten trabajar como grupos, y eso hace que el resultado de lo que uno hace sea superior. Es muy bueno eso, porque se ha dado bien.

Volver a articulos de PERFILES