TRIATLÓN: Como encarar el pedestrismo, la etapa final, por Martín Bedirian (Parte 3)

Con la natación y el ciclismo cumplidos, viene la etapa del pedestrismo, donde no hay ahorro de energía ni nada. A la energía que a uno le queda en el cuerpo hay que administrarla en 10 km, en un tiempo que puede variar entre 30 o 35 minutos dependiendo del atleta.

Es la parte del triatlón en el que debo mejorar, aunque para eso debo mejorar el ciclismo para bajarme más fresco. Si uno entrena y se enfoca sólo en el pedestrismo y menosprecia el ciclismo, entonces llegás a esa parte con un gran gasto físico encima porque no estás entrenado en ciclismo. Eso influye en los 10 km porque el cuerpo es el mismo y no hay una pausa entre etapa y etapa.

En 10 km hay algunos que lo corren progresivo, otros salen a matar o a morir y terminan como pueden. No creo que haya nadie que meta un pico al medio y termine suave. Yo trato de no desesperarme y de buscar mi ritmo, el que pueda sostener en esa distancia.

Trato de ir de manera progresiva los primeros 10 minutos hasta que el cuerpo entra en armonía con la disciplina, y puedo ir a tope. Porque si te salís de tu ritmo, se paga en el sprint final. Esto no es por tiempo, sino por posiciones. No se justifica hacer un sobreesfuerzo, sino de asegurarse un puesto y pensar en lo que viene.

El terreno es variado y eso cambia las perspectivas de la carrera, la forma de correr, la forma de salir. Si se subestima un circuito te puede fallar toda la estrategia. Por eso hay que conocerlo, probarlo, para poder analizarlo y hacerlo de la mejor manera.

Volver a articulos de Entrenamiento